Actualizado 30/01/2018 18:54 CET

Ni fútbol, ni rugby, ni hockey: lacrosse un deporte minoritario que va en aumento

Selección femenina de lacrosse
CRISTINA GRIJALBA
 

Madrid, 30 Ene (EDIZIONES)

El lacrosse es un deporte de contacto cuyo origen se encuentra alrededor del año 1400 en las tribus indígenas del sur de Canadá y del norte de Estados Unidos. Es un juego rápido en el que los equipos tienen que meter gol en la portería contraria pasándose la bola de un stick a otro por el aire.

Este deporte, que se juega en un campo de césped natural o sintético, necesita 10 jugadores por equipo en categoría masculina y 12 jugadoras en categoría femenina, un stick -un palo con una cesta donde se atrapa la bola- y una pelota. El esquema de juego que más se repite es el siguiente: tres delanteros, tres mediocentros, tres defensores y un portero.

Durante el juego, la pelota se pasa de un stick a otro por el aire, está permitido que pueda tocar el suelo la bola, lo que se convierte en una gran oportunidad para el equipo contrario robe la pelota, pero para que esto no ocurra y no se caiga del stick la bola los jugadores realizan un movimiento denominado crandle -torsión rápida de muñeca-.

Cuando se marca gol deben tirar el stick al suelo para que el árbitro pueda verificar que el cordaje del stick es legal -la pelota no tiene que sobrepasar el plástico del stick si cae por debajo es ilegal- lo que determinará si el tanto es válido o no.

Durante la duración del partido de lacrosse, dividida en dos partes de 30 minutos, se pueden realizar infinidad de cambios en el campo entre jugadores. Para evitar que los golpes puedan ocasionar lesiones, las chicas llevan un protector bucal y unas gafas protectoras -como algo optativo-, mientras que los chicos usan un casco para la cabeza, ya que existe un mayor contacto en el juego entre chicos.

¿CÓMO SE ORGANIZA EL LACROSSE EN ESPAÑA?

En España el lacrosse está organizado bajo la Asociación Española de Lacrosse (AEL) y no a través de una federación. Existen 17 equipos profesionales registrados entre categorías masculinas y femeninas que actualmente disputan la liga y la copa, competiciones reguladas por la AEL, agrupadas en varios fines de semana para abaratar costes.

Beatriz de la Fuente, una de las jugadoras más veteranas de la selección española de lacrosse y socia fundadora de la AEL, define el lacrosse como "un deporte de contacto y muy completo, ya que se trabaja tanto tren superior como inferior, en el que la técnica es muy importante para poder manejar el stick".

La capitana de la selección explica que lo más curioso de este deporte es la labor de los árbitros, ya que si alguien cuestiona sus decisiones son "expulsados inmediatamente, todo el mundo respeta los arbitrajes". "Los colegiados te animan mucho a seguir jugando, a formar un equipo o incluso a formarte como árbitro", asegura Beatriz.

Para leer más