Publicado 09/08/2015 12:09CET

Marín: "El título mundial en Dinamarca me cambió la vida"

Carolina Marín
EUROPA PRESS

MADRID, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

La vigente campeona del Mundo de bádminton y número uno, Carolina Marín, reconoció no estar en su "mejor forma" de cara al Mundial, que se disputa en Yakarta (Indonesia) del 10 al 16 de agosto, aunque su mayor objetivo siga siendo "ganar un nuevo título", pues la corona ganada en Dinamarca pertenece ya al "año pasado", en un torneo, eso sí, que le "cambió la vida".

"No me encuentro en mi mejor forma, pero sé que dentro de las circunstancias que hemos tenido en las últimas semanas mi pie ya se ha recuperado. Tengo mínimas molestias, aunque lo estamos tratando y llegaré lo mejor posible al Mundial", afirmó Carolina Marín en una entrevista concedida a Europa Press en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Madrid, a pocos días de que ponga rumbo a Indonesia.

De esta forma, Marín reconoció que su fractura por estrés en el quinto metatarsiano del pie derecho trastocó los planes de preparación para la cita mundialista. "Hemos tenido que cambiar bastantes cosas en cuanto a la preparación física porque no podía apoyar el pie en el suelo. Y luego también en los entrenamientos que han sido un poco precipitados y muy justos de tiempo", reveló.

"En los últimos entrenamientos en el CAR nos hemos fijado en recuperar las buenas sensaciones que he tenido antes también en la preparación física que es muy importante para nosotros", añadió al respecto.

La onubense partió a Indonesia este pasado miércoles para disputar una cita a la que irá con las "mejores sensaciones posibles dentro de lo que cabe" por esa lesión en el pie. "Sé que no voy a llegar en mi mejor forma, pero espero que el torneo salga lo mejor posible y lo más importante es que mi pie no me duela", aportó la vigente campeona, cuyo "mayor objetivo" será "ganar el título".

Marín comenzará su participación en Indonesia desde los dieciseisavos de final frente a la ganadora del duelo entre la malasia Jing Yi Tee y la italiana Jeanine Cicognini. De este modo, la española podría arrancar la cita con la asiática, que fue precisamente su primera rival el año pasado en Dinamarca.

"Mi entrenador ya me enseñó la semana pasada el cuadro cuando salió y sabía que seguramente será la jugadora de Malasia mi primera rival. Prepararemos muy bien el primer partido porque los inicios son muy importantes", señaló.

Además de la actual número uno, entre las favoritas figuran la india Saina Nehwal y la china Li Xuerui. "Hay muchas chicas con posibilidades, también está la tailandesa que ganó el Mundial en 2013 (Ratchanok Inthanon) y luego hay un par de chinas más además de Li Xuerui. Al final hay que ir viendo cómo va la competición y vamos a ir desarrollándola lo mejor posible", indicó.

La vigente campeona mundial afirmó hace unos días que su intención no era revalidar el título, sino conseguirlo otra vez. "Me refiero a que no quiero salir a la pista a defender el título del 2014 porque es del año pasado, sino que quiero salir a la pista a ganar un nuevo título que es el de este año", manifestó.

"La vida sí que me ha cambiado con la victoria del Mundial en Dinamarca", confirmó Marín en relación a su triunfo de hace un año. "Yo antes solamente decía que en los países asiáticos era donde se me reconocía por la calle. Y ya aquí en mi país también lo digo. Y luego también me ha cambiado bastante la forma de afrontar los partidos, ahora sé que puedo vencer a cualquiera", confesó.

"EL NÚMERO UNO FUE ESPECIAL Y ALGO INESPERADO"

Esta temporada, la española ha continuado su 'explosión' en el Mundial con triunfos en citas como el All England o el Abierto de Malasia, que le han llevado al número uno del ranking mundial. "Los títulos que he conseguido son la recompensa a un trabajo que hacemos en el pabellón", subrayó.

"El número uno fue especial, algo inesperado porque perdí en Indonesia en primera ronda, pues llevaba arrastrando mucho cansancio del torneo de Australia, y porque las rivales perdieron en las rondas anteriores y tenían que defender puntos. Y también fue una alegría porque estoy viendo la recompensa, en cuanto al ranking, a todos los torneos que venía ganando hasta ahora", se congratuló.

La andaluza indicó que a principio de temporada se "marca los objetivos" con su entrenador Fernando Rivas y con su psicólogo Pablo del Río. "Unos objetivos complicados y ambiciosos. Como soy una chica luchadora y ambiciosa por querer conseguir los objetivos, pues vamos a por ellos", resaltó.

"LOS JUEGOS DE RÍO SERÁN UN OBJETIVO BASTANTE AMBICIOSO"

Para la próxima temporada, Marín tendrá otro nuevo reto en Río 2016, en los que serán sus segundos Juegos Olímpicos tras los de Londres 2012. "Todavía tengo el Mundial más cerca y bastantes torneos antes de los Juegos. Pero en cuanto pase el Mundial y me pueda centrar en los JJ.OO, serán un objetivo bastante ambicioso", reconoció.

Marín es la número uno del ranking mundial, en una lista dominada por las asiáticas, en la que entre las 22 primeras sólo están dos europeas (ella misma y Beatriz Corrales), una estadounidense y una canadiense. "El bádminton es el deporte rey en Asia, igual que aquí en España lo es fútbol. Por eso mismo hay tantas asiáticas en el ranking mundial", relató.

"Ojalá que con ese impulso después del Mundial del año pasado haya dado el empujoncito para que en España se reconozca el bádminton y la gente lo quiera seguir siguiendo", comentó la jugadora.

"DESDE EL PRIMER MOMENTO VI TAN RARO EL BÁDMINTON QUE ME ENGANCHÉ"

Por otro lado, Marín comentó cómo fueron sus inicios en un deporte en el que ahora es la mejor del mundo. "Empecé a los ocho años. Yo en ese momentos bailaba flamenco y todo me venía por mi amiga Laura que íbamos juntas al colegio y a bailar. Ella es la que conoció primero el bádminton. Tenemos un pabellón al lado de casa en Huelva y fui con ella a verlo: desde el primer momento lo vi tan raro que me enganché muy rápido", reveló.

En ese momento arrancó su carrera meteórica, que tuvo como pieza fundamental a su entrenador, Fernando Rivas. "Fernando me fue a ver al campeonato de España sub-15 cuando tenía 13 años. Yo sabía que él iba pero no sabía a qué. Luego me enteré de que iba a verme y a ver al diamante en bruto que había que pulir. Al año siguiente con 14 años me vine al CAR para que me entrenara", confirmó.

"Para mí, él es una pieza fundamental en mi vida. Me ha cogido desde muy pequeña, me trató como una hija y para mí ha sido como un padre y lo sigue siendo. Y también el amigo y entrenador que yo necesito siempre", apuntó al respecto.

"NO HA HABIDO ACERCAMIENTO DE POSTURAS CON LA FEDERACIÓN"

En otro orden de cosas, hace un mes, Marín pidió la dimisión del presidente de la Federación Española, David Cabello, porque sigue sin resolverse el conflicto por los derechos de imagen desde el pasado octubre. "No ha habido acercamiento de posturas con la Federación", señaló la jugadora sobre este asunto.

"Sobre todo porque la semana pasada nos llegó un correo en el que otra vez nos volvían a imponer qué ropa nos teníamos que poner, recordando que había una normativa en vigor. Y nosotros no hemos aceptado ninguna. Entonces, la relación no está muy allá, porque parece ser que los deportistas queremos buscar a una solución y ellos nos dan largas", atestiguó.

Cuestionada por si mantiene la petición de dimisión sobre Cabello, la jugadora resaltó que "lo único" que desea es "el bien del bádminton español". "Y si esa es la mejor opción habría que tomarla", expresó.

"Los deportistas siempre hemos querido lo mejor tanto para nosotros como por el bien del bádminton español y lo único que hemos querido siempre es acercar posturas. Ellos nos han dado largas y nosotros nos cansamos porque necesitamos competir en nuestros entrenamientos que es nuestro día a día", concluyó.

Copa Davis