Actualizado 13/01/2011 12:07

Varios.- La SFCCE presenta alegaciones al anteproyecto de Ley del Juego y pide la regulación de las apuestas online

MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad de Fomento de la Cría Caballar de España (SFCCE) ha presentado alegaciones al anteproyecto de Ley de regulación del juego en nuestro país y ha solicitado la regulación de las apuestas deportivas 'online' para tratar de evitar la destrucción de puestos de trabajo.

En sus alegaciones, la SFCCE solicita que los operadores de juego deberían quedar obligados a establecer un porcentaje de retorno sobre el total de ingresos que financie las actividades y sectores que sustenten las apuestas deportivas e hípicas, siempre y cuando en éstas exista un regulador autorizado.

Fomento de la Cría Caballar, que pedirá reuniones con los diferentes grupos parlamentarios para explicar sus propuestas, considera que hay que evitar en Internet un sinfín de normativas comunitarias y se permita "un desarrollo en un marco más globalizado desde una perspectiva nacional e internacional".

"En este momento es insostenible la proliferación del juego ilegal, que no alegal, como erróneamente muchas veces se indica, pues hemos de recordar que el juego por Internet esta penalizado en España como contrabando", indica la Sociedad en un comunicado.

A su juicio, las apuestas deportivas ilegales por internet están "perjudicando a empresas que operan legalmente en el mercado del juego con la oportuna autorización, sin que exista ninguna respuesta ni persecución, como debería ocurrir por parte de las autoridades".

"Se está permitiendo que la publicidad ilegal de juego por Internet aparezca como un contenido tolerado, limitando la entrada de una cantidad ingente de ingresos que podrían estar financiando al deporte y a otras industrias como las carreras de caballos, con los efectos económicos que se derivan como la creación de empleo, tan necesario en estos momentos de crisis", subraya.

Las estructuras del deporte profesional y las carreras de caballos están asistiendo, según ella, a que un producto creado por ellos con inversiones millonarias "es aprovechado de manera desleal por un negocio paralelo, el de las apuestas por la Red, ilegal en España".

Así, hace referencia a un informe del Parlamento Europeo sobre la integridad de los juegos de azar 'online' en el que se sugiere que parte de los beneficios de las apuestas reviertan en el propio deporte e invita a los Estados miembros a desarrollar un modelo de financiación sostenible "para proporcionar ayuda a largo plazo a las organizaciones deportivas y al deporte base".

Por otro lado, también recuerda que la Subcomisión sobre el deporte profesional en España ha señalado que las apuestas 'online' deben ser objeto de tributación en nuestro país y parte de las ganancias que obtienen quienes las explotan han de revertir en el deporte español.

"En España, este modelo de retorno, viene ocurriendo con éxito, única y exclusivamente en fútbol, con la Quiniela, y mucho antes, con igual éxito, ya se hacía con la Quiniela Hípica. La SFCCE cree firmemente que éste es un modelo que, con la aprobación de las apuestas on line debería extenderse, en esta nueva formula de juego, al propio fútbol y al resto del deporte profesional y actividades e industrias como las carreras de caballos", añade.

Para la SFCCE, el modelo a seguir es el francés, en el que sólo el retorno de ingresos de las apuestas hípicas del PMU y Francais de Jeux (homónimos de nuestra LAE) a la industria de las carreras de caballos, el 8,5 por ciento sobre cerca de 9.000 millones de euros en apuestas hípicas, genera 66.000 empleos directos y un millón indirectos, lo que le convierte en la tercera industria del país en términos de Producto Interior Bruto (PIB).

El Borrador de la Ley del Juego es, según ella, discriminatorio y negativo para los operadores que quieran ofrecer apuestas mutuas -operadores de juego legales con autorización y reconocimiento en el marco europeo- "al establecer diferentes tipos impositivos según la fórmula de juego, favoreciendo paradójicamente a los que han venido operando en la ilegalidad".

Por otra parte, la autorización de la propia publicidad de las casas de apuestas debería también ser objeto de autorización, "ya que de lo contrario se cometerá una falta muy grave". "En esta tesitura podemos encontrarnos con que muchas casas de juego que ahora apoyan al deporte profesional mediante la esponsorización y publicidad, si no optan a la licencia, podrían dejar de hacerlo produciendo enormes daños en una situación ya de por sí crítica", alerta.