Actualizado 16/11/2008 13:19 CET

Djokovic se corona 'maestro' aprovechando los problemas físicos de Federer y Nadal

SHANGHAI (CHINA), 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

El tenista serbio Novak Djokovic se coronó 'maestro' del tenis mundial en una Copa Masters de Shanghai marcada por el cansancio imperante entre las mejores raquetas del circuito, que impidió la participación del número uno, Rafa Nadal, lastró la actuación del número dos, Roger Federer, que no pudo levantar su quinto trofeo y provocó al abandono de Andy Roddick en plena competición.

Sin embargo, esta circunstancia no debe ensombrecer la solvencia de Djokovic, que no ganaba un torneo desde hacía más de medio año cuando se impuso en Roma, y se erigió como el jugador más consistente sobre la moqueta china hasta plantarse en la final, donde no dio ninguna opción al otro debutante en una final, el ruso Nikolay Davydenko.

'Nole' sumó su cuarto título de la temporada (también ganó el Open Australia, Indian Wells y Roma), tras ganar dos veces en Shanghai a Davydenko, líder en una lista de víctimas que también engrosaron Juan Martín del Potro y Gilles Simon, por una única derrota frente a Jo-Wilfred Tsonga, insustancial porque el balcánico ya había asegurado su pase a semifinales.

Frente al éxito de Djokovic, el público chino, siempre animoso, pudo contrastar las decepciones de Federer y Andy Murray, curiosamente protagonistas del partido más bello del torneo. El suizo, que aspiraba a coronarse 'maestro' por quinta vez, dio la señal de la alarma con la derrota inicial frente a Simon y certificó su sorprendente eliminación en primera ronda cayendo frente a Murray.

Precisamente ese partido, en el que Murray ya no se jugaba nada, fue la tumba del escocés, que hizo pleno de victorias en la fase de grupos, pero cedió ante Davydenko en semifinales, víctima del agotamiento tras tumbar a Federer. Murray llegaba al torneo como el tenista más en forma, pero se quedó fuera de la final víctima de su propia fogosidad, un error de cálculo comprensible a sus 21 años.

Además, la Copa Masters dejó otras pinceladas como la confirmación del buen tenis que practica el francés Gilles Simon o el peligro de Davydenko, un tenista que siempre flota en la élite mundial esperando su momento para picar. Tras el último torneo importante del año en individuales, la temporada tenísitica se cerrará el próximo fin de semana con la final de la Copa Davis, que enfrentará en Mar de Plata a Argentina y España, dañada por la ausencia de Nadal.