Actualizado 03/03/2016 10:26 CET

El cerdo oveja, el curioso animal que causa sensación en redes sociales

Cerdo Mangalica
INSTAGRAM
   

EDIZIONES, 03 Mar.

De lejos parece una oveja, de cerca diríamos que su hocico, sus orejas y sus patas lo identifican más con un cerdo, aunque un poco más peludo de lo que debería. El cerdo oveja, como se ha bautizado popularmente, es un cerdo de variedad Mangalica, una especie originaria de Rumanía y Hungría al borde de la extinción que hoy en día goza de una segunda oportunidad.

Fue tras la Segunda Guerra Mundial en la que la especie del Mangalica quedó reducida a unas cifras que no auguraban su existencia en este mundo. Los cambios en la alimentación producidos en Europa fue la principal causa para que la demanda de este cerdo cayese en picado. No fue hasta 1990 cuando con menos de 200 ejemplares vivos declarados, se inició un programa de recuperación de la raza.

Mangalica Hungary

Jamones Segovia, una empresa española, fue la primera en encargarse de su recuperación. A través de anuncios en prensa húngara fue posible encontrar 90 ejemplares de hembras reproductoras. Desde entonces hasta ahora, Jamones Segovia es la única empresa que cría las tres razas Mangalica que hay y cuentan con una piara con ejemplares suficientes como para garantizar la supervivencia de la especie.

Entre las características que hacen de este animal un ejemplar atractivo para la producción de jamón se encuentra el hecho de que, gracias a su alimentación completamente natural, hace que se obtenga una materia prima idónea para la elaboración de jamones de larga curación, tal y como apunta la web. Este largo proceso de curación, que le da ese sabor tan característico, es posible gracias a la elevada proporción de grasa subcutánea que este cerdo posee.

mangalitza

Últimamente, en redes sociales, el cerdo oveja ha causado furor por su inusual aspecto. El hecho de parecerse a dos animales a la vez ha llevado a muchos a confusión, pensando que se trata de un capricho genético de laboratorio. Lejos de esta teoría, y como dato curioso, el pelo grueso del cerdo oveja es lo que le permite aguantar las bajas temperaturas en invierno y las quemaduras en verano, donde la muda le sigue permitiendo protegerse de los rayos solares pero sin asarse.

cerdo oveja 2

Una foto publicada por Dani Llamas (@danillamas) el