Actualizado 25/05/2015 18:14 CET

El arte de hacer café turco en la arena parece un truco de magia

Así se prepara el café turco con arena
Foto: YOUTUBE/AHMAD AL-ZABEN

DESCONECTA, 25 May.

Si la alquimia culinaria tuviera un libro que recogiera las recetas más impresionantes que se conocen en el mundo, el café turco que elabora este vendedor ambulante jordano se merecería un justo puesto dentro de la sección de brebajes por curiosa y vistosa la manera en que se sirve.

Como si de un truco de magia o ilusionismo se tratase, este hombre, que fue filmado en la costera ciudad de Aqaba, al sudoeste de Jordania, sirve café para llevar que calienta y fabrica con una especie de wok de arena caliente.

El espectáculo llevó al usuario de YouTube, Ahmad Al-Zaben, a grabar la curiosa escena y compartirla con la comunidad de Internet a través de su canal en la web de vídeos. El clip llegó al foro de Reddit y posteriormente se hizo viral.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

¿Cómo se elabora?

Seguramente, una de las causas por las que el vídeo ha llamado la atención de los más de 600 mil usuarios que lo han visto en Internet es el desconocimiento de la técnica que el hombre utiliza para sacar la bebida de esos recipientes metálicos que posa sobre la arena caliente.

El método que utiliza el hombre para sacar el café de esos pequeños recipientes no es otro que el usado tradicionalmente para hacer café en Turquía.

Un buen café servido a la turca es prepararlo con el tipo de café llamado café arábigo molido hasta el punto de tener consistencia de harina. Una vez bien molido, el café deseado se introduce en un cezve (los pequeños recipientes de cobre que utiliza el hombre en el vídeo), lleno hasta la mitad con agua fría, un poco de azúcar -si se desea- y se lleva al punto previo de la ebullición. En ese momento se retira, se vuelve a repetir el proceso y se sirve sin más dilación.

El hecho de prepararlo sobre la arena caliente es porque el calor se reparte de manera homogénea por el cezve tal y como sucedería si lo calentásemos al 'baño maría'. El resultado es un café único considerado, nada más y nada menos que por la Unesco, como Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad.