Actualizado 02/03/2015 10:02 CET

Ilusión óptica: ¿De qué color es el vestido que cambia de color?

Ilusión óptica
Foto: WIKIPEDIA

DESCONECTA, 27 Feb.

Tras el gran debate generado en las redes sociales por si un vestido es blanco y dorado o negro y azul, producto de la manera en que cada uno de nosotros percibe los colores a través de la vista y las ilusiones ópticas, nos hemos propuesto comprobar si nuestros cerebros nos engañan con este test.

El mundo está dividido en estos momentos en dos opiniones distintas sobre el color de un vestido. Por un lado están los que dicen que es blanco y dorado y, por otro, los que afirman que es negro y azul.

El vestido original es de la marca Roman y en la descripción del artículo lo definen como azul real. Sin embargo, muchos de vosotros que habéis participado con vuestros votos en nuestra encuesta, habéis podido comprobar que es imposible ponerse de acuerdo.

¿Por qué ocurre esto?

En Desconecta os contábamos esta mañana que algunos expertos han sido entrevistados arrojando un poco de explicación científica a este hecho tan común. Así pues, la teoría de la percepción del color se hacía con la explicación de cómo la luz que incide en la retina del ojo y que era transformada en impulsos que nuestro cerebro interpretaba de una manera u otra, era la teoría que mayor peso adquiría.

Sin embargo, la de la ilusión óptica es otra explicación que ha ganado peso estas últimas horas. Si nos ceñimos a la definición de 'ilusión óptica' sabremos que: se trata de cualquier ilusión del sentido de la vista que nos lleva a percibir la realidad de varias formas. Éstas pueden ser de carácter fisiológico, que están asociadas a efectos de una estimulación excesiva en los ojos o el cerebro  - brillo, color, movimiento... -, o cognitivo, relacionado con el conocimiento del mundo que tenemos.

Por lo tanto la diferencia está en cómo nuestro cerebro interpreta la información, dependiendo del contexto y los conocimientos de la realidad que tengamos. Dependiendo de la iluminación, el brillo, el contraste tanto del entorno, como de la pantalla con la que, por ejemplo, hemos mirado el vestido de la discordia, veremos los colores de una manera o de otra.

Que el cerebro nos engaña está claro. Pero, ¿aceptarías el reto de averiguar cuánto te engaña tu cerebro participando en nuestro test? No te olvides de comentarnos tus resultados en los comentarios de abajo y en nuestras redes sociales.

.