'Ironmom': Una mujer termina un 'Ironman' cargando a cuestas a su hija de 23 años que no puede caminar

Actualizado 17/10/2019 13:20:46 CET
‘Ironmom’: Una Mujer Termina Un 'Ironman' Cargando A Cuestas A Su Hija De 23 Años Que No Puede Caminar
‘Ironmom’: Una Mujer Termina Un 'Ironman' Cargando A Cuestas A Su Hija De 23 Años Que No Puede Caminar - FACEBOOKIRONMAN/@DONALDMIRALLE

MADRID, 17 oct. (EDIZIONES)

Beth James, de 54 años, no solo ha conseguido terminar un 'Ironman', sino que lo ha hecho con su hija de 23 años, Liza James, que no puede caminar. Las dos se han convertido en el primer equipo madre-hija de estas características en competir en el Campeonato Mundial Ironman.

Para quienes no estén muy versados en el tema, una competición 'Ironman' está considerada como la prueba deportiva más dura y exigente del mundo. Consiste en tres pruebas que se realizan de forma consecutiva, y en un tiempo límite de 17 horas, aunque la media de un deportista medio está entre las 12 y las 14 horas. La primera de las pruebas consiste en nadar 3,9 kilómetros en mar abierto, seguido de un recorrido de 180 km en bicicleta, para terminar corriendo una maratón de 42,2 km.

Leer, se lee rápido, pero la preparación para este tipo de carreras es ya lo suficientemente dura si se realiza de manera individual, por lo que hacerla con una persona a cuestas, tiene, cuanto menos, mucho mérito.

Para la competición, Beth y Liza se prepararon con Peter Defy, entrenador personal, quien recalcó a Good Morning America la increíble capacidad del ser humano, y en este caso, de esta madre para canalizar algo como el instinto maternal y convertirlo en motivación para terminar este tipo de carreras.

El día de la competición, Liza, que pesa alrededor de 45 kilos, se introdujo en una canoa atada a Beth por una cuerda para completar la primera de las tres fases. Después, para la carrera en bicicleta, la joven permaneció sentada en una silla adaptada para bicicletas que de por sí pesa unos 10 kilos, mientras su madre se encargaba de pedalear los 180 kilómetros. Finalmente, Beth terminó corriendo los 42,2 kilómetros del maratón empujando a su hija en un cochechito hasta llegar a la meta.

madre hija

Beth y Liza James terminaron las dos primeras partes de la carrera, pero excedieron el tiempo límite para la tercera carrera del Campeonato Mundial de Ironman. Aún así, lo terminaron.

En los últimos años, Beth James se ha abierto camino hacia los triatlones, a veces entrenando hasta 10 horas al día. El deporte ha sido el camino que le ayudó a superar el accidente que dejó a su hija con movilidad limitada y sin la capacidad de comunicarse verbalmente. Aunque la motivación principal desde que empezó con los triatlones ha sido siempre la de competir con su hija.