Actualizado 02/04/2008 17:37 CET

Economía/Empresas.- Eiffage dice que la sentencia defiende a sus accionistas "del intento de toma de control de Sacyr"

MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

Eiffage considera que la sentencia emitida hoy por la Corte de Apelaciones de París sobre su contencioso con Sacyr Vallehermoso, su primer accionista, constituye un "paso importante" en la defensa de sus accionistas ante la "tentativa" del grupo de construcción y servicios español de hacerse con el control de la compañía.

La compañía que preside Jean François Roverato considera que el dictamen reconoce que estaba "bien fundada" la decisión del organismo supervisor del mercado galo (Autorité des Marchés Financiers, AMF) de no autorizar la oferta pública de adquisición (OPA) que Sacyr formuló hace ahora un año por el 66% de Eiffage que aún no controla.

En opinión de Eiffage, la sentencia "reconoce la existencia de una acción de concierto entre Sacyr y otros accionistas de Eiffage" tal y como, según recuerda, denunció la mesa de su junta de accionistas de abril del pasado año.

Para la constructora gala, la decisión del Tribunal sólo anula la decisión de la AMF de instar a Sacyr y otros accionistas minoritarios de Eiffage con los que supuestamente estaba concertado a formular una OPA, por "incumplimiento" de los trámites previstos para ello.

La junta de Eiffage del pasado año fue el detonante del contencioso entre las dos empresas. La asamblea decidió suprimir derechos de votos a un conjunto de minoritarios a los que acusó de estar en concierto con Sacyr, con lo que impidió por segundo año consecutivo la entrada del grupo español en su consejo.

Ante esta situación, Sacyr optó por lanzar una OPA por el 66% de Eiffage que no controla que, meses después, la CNMV decidió no autorizar también por estimar que existió un supuesto concierto.

Tras la resolución hoy del Tribunal al que el grupo que preside Luis del Rivero recurrió la decisión de la AMF, Sacyr conocerá el 6 de mayo el dictamen del Tribunal de Comercio de Nanterre al que impugnó la validez de la última junta de Eiffage.