Economía/Macro.- Los precios de inmuebles no residenciales en Estados Unidos se "replantean" tras la crisis 'subprime'

Actualizado 31/01/2008 18:44:00 CET

(((ESTA NOTICIA SUTITUYE A LA ANTERIOR SOBRE EL MISMO TEMA POR ERROR EN EL TITULAR)))

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

Los procesos de venta de inmuebles no residenciales en Estados Unidos continúan tras la crisis de las hipotecas 'subprime', aunque ahora se presentan menos ofertas y con precios que se "replantean" más en consonancia con la tasación original, ya que incluyen el riesgo crediticio, según un informe elaborado por la consultora inmobiliaria Jones Lang LaSalle.

La consultora explica que, si bien ha habido un "enfriamiento" en la escalada del precio de los inmuebles comerciales debido a las crisis financiera, los valores continúan estando en consonancia con las expectativas de precio, tanto de los inversores que se financian con recursos propios como de las entidades de crédito.

Esto ha motivado una "reducción significativa" en las operaciones con respecto al año anterior a raíz de los cambios significativos en la forma en que los profesionales del sector, incluidos bancos aseguradores, intermediarios, entidades de crédito y propietarios, calculan la disponibilidad y el coste de la deuda y el capital.

A su vez, este fenómeno ha sacado de la circulación a los compradores fuertemente apalancados, quienes normalmente financian con deuda hasta el 90% del precio de compra de un activo. Ahora están regresando al mercado compradores con bajos niveles de apalancamiento que se veían obligados a quedarse al margen por criterios de rentabilidad y endeudamiento.

UN "INGENTE" VOLUMEN DE CAPITAL BUSCA ENTRAR EN EEUU.

No obstante, Jones Lang LaSalle asegura que todavía hay un "ingente volumen" de capital que busca entrar en Estados Unidos y otras regiones, y no prevé que esta situación vaya a cambiar a corto plazo. Asimismo, considera que debido al aumento de las asignaciones de capital a las que hay que dar salida, no habrá "liquidaciones" de inmuebles por parte de acreedores o bancos de la magnitud que se vieron en la crisis del sector a comienzos de 2006.

"Los dueños de inmuebles estadounidenses pueden decidir mantener el rumbo o estar satisfechos con la escalada del valor, no esperar al último dólar, vender y embarcarse en el siguiente proyecto", señala la consultora, que recuerda que aunque los inmuebles comerciales se han visto afectados por la carestía de crédito, han experimentado pese a todo menos volatilidad que las bolsas últimamente.