Actualizado 30/09/2008 14:09 CET

Economía/PGE.- Rajoy asegura que los Presupuestos para 2009 retrasarán el final de la crisis

Considera un error no deflactar la tarifa del IRPF y acusa a Gobierno de recortar el gasto social de las CC.AA. vía anticipos

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, aseguró hoy que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2009, que el Gobierno ha presentado en el Congreso, son "contraproducentes" y "retrasan la salida de la crisis".

Durante su participación en los desayunos informativos de Europa Press, Rajoy precisó que las cuentas parten de un "análisis irreal" del escenario macroeconómico en 2009. "Que me expliquen cómo va a aumentar la recaudación en 2009 respecto a 2008", señaló a modo de ejemplo.

En este sentido, Rajoy no escatimó calificativos a la hora de valorar los Presupuestos y aseguró que son "inútiles", "increíbles", "extremadamente voluntaristas", "lesivos" y "ayunos de liderazgo".

Desde una perspetiva general, el líder de la oposición criticó que los Presupuestos se elaboren sobre una previsión de déficit público del 1,15% del PIB, ya que dada la actual situación financiera, es precisamente ahora cuando más necesario será recurrir al crédito con garantía del Estado, que es más "fácil de conseguir" y "más barato".

La situación prevista de déficit es, prosiguió, resultado de una "equivocación clara" en el cálculo de los ingresos y de una previsión "muy elevada del gasto".

"NO ME CREO LA PREVISIÓN DE INGRESOS".

"No me creo la previsión de ingresos, y la de gastos es muy elevada", señaló para añadir a continuación que, además, los gastos deberían priorizar la inversión productiva y el gasto social. "Eso se puede hacer", apostilló.

Por el lado de los ingresos, Rajoy apostó por bajar los impuestos, ya que supondría a la postre una mayor actividad económica y una mayor generación de empleo que revertiría en una mayor recaudación final y en más posibilidad de gasto social.

Además, consideró "absolutamente incorrecta" la decisión del Gobierno de no deflactar la tarifa del IRPF, como en los últimos años, ya que, en su opinión, supone "lisa y llanamente" un incremento de impuestos y, por tanto, "lo contrario de lo que debe hacerse en estos momentos".

Antes de abandonar el tema, Rajoy señaló también que Zapatero anunció en su día que "siempre" aplicaría esta deflactación y que no le gusta que los presidentes del Gobierno "cambien de criterio cada media hora".

¿DÓNDE ESTÁ EL GASTO SOCIAL?.

En el capítulo de gastos, el presidente del PP aseguró que es "demagógico" hablar de incremento de gasto social por parte del Ejecutivo cuando, por ejemplo, se han negado los anticipos en materia sanitaria por valor de 3.000 millones de euros a las comunidades autónomas. El Gobierno "se comprometió a hacer unos anticipos y ahora no los hace", enfatizó.

Además, Rajoy aclaró que el "gasto social por excelencia" está basado en tres pilares: Sanidad, Educación y Pensiones y que sólo el último desembolso corre a cargo de las cotizaciones a la Seguridad Social, puesto que el gasto de la Sanidad y la Educación lo hacen comunidades autónomas y ayuntamientos.

Más aún, el presidente de los 'populares' criticó que el gasto en materia de Dependencia es sólo de 1.000 millones, mientras que el de desempleo asciende a 19.000 millones. Estas cifras hacen ver, según Rajoy, que el paro subirá "mucho" en 2009.

SÍ A NUEVAS MODALIDADES DE CONTRATACIÓN.

En este sentido, Rajoy precisó que "la principal política social es la creación de empleo" y la situación de dificultad viene dada con la "destrucción de empleo".

Preguntado por las medidas a tomar para contrarrestar el paro, el líder de los 'populares' consideró que lo fundamental es "decir la verdad", si bien, consideró que la posibilidad de buscar nuevas modalidades de contratación laboral con distintas fórmulas de despido, apuntada por el vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, sería "razonable" si se materializa a través de un acuerdo social.

Finalmente, Rajoy insistió en que "la realidad se ha impuesto a las maniobras de distracción" del Gobierno y aseguró que "estamos ante una grave crisis internacional", pero que "eso no puede ser un burladero donde huir de la responsabilidad para hacer lo correcto".

"En contra de lo que nos dijo el presidente del Gobierno no estamos mejor preparados que nadie frente a la crisis", señaló Rajoy para concluir diciendo que es necesario "recuperar la confianza en la economía española" y que "eso no se consigue con viajes a Nueva York, sino con políticas efectivas de estímulo a la economía española".