Actualizado 30/05/2008 14:45 CET

Economía/Energía- Las eléctricas creen que la liberalización no tiene por qué encarecer la luz de las grandes industrias

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Las eléctricas consideran que el proceso de liberalización de tarifas industriales a partir del 1 de julio no tiene por qué conllevar una fuerte subida de los precios de la electricidad para los grandes consumidores, indicaron fuentes del sector a Europa Press.

Las fuentes aseguran que las eléctricas ya están suscribiendo contratos bilaterales con clientes industriales por separado, y que en los mismos se han fijado precios competitivos alejados de los encarecimientos de los que advierten los grandes consumidores.

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, aseguró el miércoles en el Pleno del Senado que las grandes industrias podrían incluso verse favorecidas por un abaratamiento de los precios de la energía demandada. "En el mercado libre podrán mejorar los precios del suministro a través de contratos bilaterales, que pueden ser a plazos", afirmó antes de decir que la factura de este grupo "debería incluso bajar".

Con la liberalización de la tarifa industrial, las grandes empresas deberán contratar el servicio eléctrico en el libre mercado con alguna comercializadora, tal y como establecen las directivas europeas.

Los grandes consumidores han creado una central de compras, Fortia, para negociar precios competitivos. Las fuentes del sector eléctrico señalan que, ante la dificultad para presentar garantías, la plataforma podría estar teniendo problemas para suscribir contratos a largo plazo.

ENCARECIMIENTO DEL 40%.

Por su parte, los grandes consumidores denuncian que la factura eléctrica podría duplicarse y añadirse al encarecimiento del 40% que, según dicen, han soportado en los últimos tres años.

Los consumidores industriales agrupan a empresas con un valor equivalente al 5% del Producto Interior Bruto (PIB) y generan 240.000 empleos directos e indirectos. Cada una de estas empresas consume de media electricidad similar a la que demandan 50.000 hogares españoles.

Como solución, proponen que Industria regule un sistema de contratación bilateral a largo plazo de electricidad con los productores de energía por separado que tome como referencia un "mix ponderado de generación y no el precio del marcado mayorista, o 'pool'.

Los consumidores quieren negociar precios competitivos al margen de las señales transmitidas por el 'pool', ya que en este mercado la tecnología marginal más cara de las que participan en la generación es la que transmite la indicación de precio del conjunto de las tecnología. La propia Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha denunciado que la hidráulica y la nuclear se ven beneficiadas con esta circunstancia.