Economía/Energía.- El Gobierno argentino aumenta hasta un 30 por ciento la tarifa de electricidad

Actualizado 30/07/2008 20:17:50 CET

Una de las empresas beneficiadas será Edesur, una de las más grandes del país, controlada por la española Endesa

BUENOS AIRES, 30 Jul. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, anunció hoy un incremento de hasta un 30 por ciento en las tarifas de electricidad argentinas, que estaban congeladas desde 2001, y que alcanzará en especial a los grandes consumidores residenciales.

Para las industrias y los comercios, que ya habían tenido incrementos en sus tarifas, los aumentos serán de un 10 por ciento, según explicó el ministro en una rueda de prensa en la Casa Rosada, sede del Ejecutivo.

La media beneficia a las distribuidoras de electricidad, entre las que se encuentra Edesur, una de las más grandes del país, controlada por la española Endesa, con más de 2,2 millones de clientes en una región que tiene 6 millones de habitantes.

El ministro de Di Vido dijo que el incremento tiene el objetivo de beneficiar a los pequeños consumidores, ya que la suba alcanzará a a los que consuman más de 650 kw y será progresiva: comenzará en un 10% y llegará hasta un máximo de un 30%.

Según la estimación del ministro, de esa forma el incremento sólo afectará al 24% de los hogares mientras que el 76% quedaría exento, porque consumen menos de esa cantidad de electricidad.

"El objetivo central de esta reunión es anunciar algunas medidas que tienen como objetivo eliminar subsidios" y que esos recursos "vayan pasando a mejorar la calidad de vida de la gente", señaló el ministro.

La idea "es distribuir los costros de las nuevas inversiones entre los hogares de mayor consumo evitando que recaiga entre los hogares de menores recursos", señaló el funcionario y agregó: "Hay que desarrollar nuevas obras para cubrir el aumento de la demanda".

Según el ministro el objetivo del gobierno es "no incorporar nuevos subsidios" y además llevar adelante "dos políticas liminares del Gobierno: la mejor distribución de ingreso, y el uso racional de energía".