Actualizado 07/01/2007 20:00 CET

Greenpeace destaca que en 2006 cerraron ocho centrales nucleares en Europa

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

La organización ecologista Greenpeace destaca, en su balance energético del año pasado, que en 2006 cerraron ocho centrales nucleares en Europa, lo que significa, a su juicio, "el declive de la energía nuclear a nivel mundial". En la actualidad hay 442 reactores produciendo energía nuclear en el mundo, 145 reactores nucleares en la UE-27.

"La energía nuclear cada vez aporta menos al panorama energético mundial y cada vez está más fuera de juego en el mercado energético", declaró el director ejecutivo de Greenpeace España, Juan López de Uralde. "Este es el único hecho cierto y contrastable, y no lo contrario, por mucho que el 'lobby pro nuclear' en sus campañas de propaganda se empeñe en transmitir sensación de vitalidad, del todo falsa", afirmó en un comunicado.

Así, a lo largo de 2006 se cerraron la central nuclear de José Cabrera (Almonacid de Zorita, Guadalajara); Bohunice-1 (Eslovaquia); Dungeness A, unidades 1 y 2 (Reino Unido); Sizewell A, unidades 1 y 2 (Reino Unido) y Kozloduy unidades 3 y 4 (Bulgaria).

Por el contrario, hay un único reactor en construcción en la Unión Europea, el de Olkiluoto-3, en Finlandia, que "está sufriendo grandes retrasos (más de 2 años, se reconoce oficialmente) debido a un conjunto de problemas técnicos y constructivos, que están elevando considerablemente las previsiones iniciales de su coste económico", según Greenpeace. Además, el año pasado se pusieron en marcha tres reactores, todos en Asia: Shika-2 (Japón) de 1.304 MW; Tianwan-1 (China) de 1.000 MW; y Tarapur-3 (India) de 490 MW.

"El presente y, por supuesto, el futuro, está en las energías verdaderamente limpias: tecnologías de ahorro y eficiencia energética y en las diversas energías renovables", declaró el responsable de la campaña de energía nuclear de Greenpeace, Carlos Bravo. "Las energías renovables y la eficiencia son las únicas que pueden solucionar de forma rentable y sin riesgos, el grave problema del cambio climático", concluyó.