Publicado 11/01/2022 17:54CET

La demanda de vivienda alcanzó en el tercer trimestre máximos de 2007, según la AHE

Archivo - Logo de la Asociación Hipotecaria Española (AHE).
Archivo - Logo de la Asociación Hipotecaria Española (AHE). - AHE - Archivo

La deuda hipotecaria de las familias creció por segundo trimestre consecutivo tras más de una década de caídas

MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

La demanda de viviendas se incrementó un 21% en el tercer trimestre de 2021 con respecto al mismo periodo de 2020, alcanzando un volumen superior a los 160.000 inmuebles, el mayor registro en un tercer trimestre desde 2007, según el último boletín trimestral de la Asociación Hipotecaria Española (AHE).

Sin embargo, la asociación señala que la demanda residencial descendió un 10% en comparación con el segundo trimestre de 2021, cuando se batieron records de aumento.

En cuanto a la oferta, el triemstre cerró con un volumen de visados de obra nueva de más de 28.000 viviendas, un 4% más en términos intertrimestrales y un 37% más en términos interanuales.

De esta forma, la asociación destaca en su boletín que los indicadores del sector inmobiliario alcanzaron en el tercer trimestre de 2021 "niveles similares" a los registrados en 2019.

Por otro lado, la AHE destaca que los principales índices de referencia del mercado hipotecario se mantuvieron a la baja debido a la política expansiva que viene aplicando el Banco Central Europeo (BCE), marcando mínimos históricos a lo largo del ejercicio.

El euríbor a 12 meses, que suma ya seis años en terreno negativo, cerró el año con una tasa del -0,502%, rompiendo la barrera de la facilidad marginal de depósito, que se sitúa en el -0,500%.

Con este telón de fondo, el tipo medio ponderado de las operaciones para financiar la adquisición de vivienda se situó en octubre de 2021 en el 1,47%, niveles "claramente por debajo de los estimados hace un año", señala la asociación.

En este contexto de tipos de interés, muchos prestatarios estarían optando por firmar una hipoteca con un tipo de interés fijo, "asumiendo un precio algo superior pero que les aporte una mayor tranquilidad a futuro".

Así, en octubre de 2021, el 59% de las nuevas contrataciones lo hicieron con un tipo de interés fijo a término y el 18% con un tipo fijo inicial entre uno y diez años.

La AHE señala, asimismo, que los datos del tercer trimestre confirman el dinamismo de las nuevas contrataciones en el mercado hipotecario, favorecido por la mejora del contexto sanitario y económico y dentro de un clima de condiciones de financiación "muy favorables".

La AHE prevé que esta tendencia continúe en 2022, si bien cree que se puede manifestar de forma "más estable".

En el tercer trimestre, el número de hipotecas constituidas sobre viviendas fue un 53% superior al mismo periodo de 2020 y un 44% superior al volumen registrado en el tercer trimestre de 2019, si bien ese periodo estuvo afectado por la entrada en vigor de la LCCI 5/2019, según recuerda la AHE.

EVOLUCIÓN DEL CRÉDITO

En cuanto a la evolución del crédito, después de la expansión crediticia que experimentó el sector privado residente durante 2020 y principios de 2021, con crecimientos interanuales en el saldo vivo por encima del 2% debido a la implementación, con carácter excepcional, de medidas de apoyo financiero a empresas, la AHE observa que el crédito reanudó la senda de desapalancamiento de la última década, con una tasa de variación interanual de -0,7%.

Dentro del mismo, el segmento de empresas se anotó una caída del 1,8% en el tercer trimestre de 2021 que fue compensada, en parte, con un aumento del saldo de los hogares del 0,5%.

Concretamente, el endeudamiento de las familias, en cuanto a su principal activo (la vivienda), se mantuvo por segundo trimestre consecutivo en positivo, apreciándose un incremento interanual del
0,8%, tras "más de una década mostrando de manera ininterrumpida variaciones interanuales negativas".

Por lo que se refiere a la dudosidad, en general, las medidas publicas implementadas por el Gobierno para paliar el impacto de la pandemia han contribuido "notablemente a evitar un escenario de claro deterioro en la calidad de los activos", a pesar de que se mantienen activos algunos focos de preocupación en algunas carteras crediticias, en particular en aquellos sectores de actividad más expuestos a la pandemia.

Dentro del segmento de hogares, concretamente en la financiación de vivienda, la tasa de dudosos mantuvo la senda positiva observada a lo largo de los últimos años, pese a apreciarse una ralentización en la mejora de este indicador, que se sitúa en el 3,0% en el tercer trimestre de 2021 frente al 3,3% del tercer trimestre de 2020.

Contador