Actualizado 29/11/2011 13:56 CET

Economía/Finanzas.- La CNMV dice que la venta de preferentes necesita "ajustes" para ser más "transparente"

Julio Segura
EUROPA PRESS

El organismo resuelve 1.798 reclamaciones hasta octubre, un 35% más

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Julio Segura, se ha mostrado "convencido" de que el mercado de las participaciones preferentes a inversores minoritarios tendrá "inevitables costes de ajuste" para que funcione de un "modo más eficaz y transparente".

Durante su intervención en las jornadas 'La defensa del ahorros familiar en España', organizadas por Adicae, Segura explicó que la "corrección" de las posibles malas prácticas en este mercado puede dar lugar a "un breve periodo transitorio".

En este periodo, afirmó Segura, "la liquidez de estos valores, entendida como la posibilidad de que la entidad ofrezca una contrapartida a través de la búsqueda de otro cliente que los adquiera, pudiera verse reducida".

La liquidez de estos productos se verá fortalecida cuando las operaciones sobre estos valores se ejecuten en el Sistema Electrónico de Negociación de Deuda (SEND), destinada a la negociación de renta fija para inversores particulares y presentada el pasado mes de mayo.

El presidente de la CNMV recordó que "no constituye una mala práctica" que la propia entidad adquiera los valores al precio que ella considere conveniente, sino "solo el que se los venda a un cliente a un precio superior al del mercado".

Además, Segura añadió que tampoco supone una mala práctica ofrecer canjear las participaciones preferentes por otros títulos menos complejos en condiciones transparentes de rentabilidad, como puede ser el caso de los bonos convertibles en acciones o similares.

Por su parte, la asociación Adicae denunció que la banca española está creando un "corralito" al comenzar a bloquear los fondos de los pequeños ahorradores que invirtieron en participaciones preferentes.

Según la asociación, las entidades financieras se están amparando en la interpretación "interesada" de unas instrucciones dadas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España para negarse a tramitar órdenes de venta de preferentes hasta el 31 de diciembre de 2011.

LA RESOLUCIÓN DE RECLAMACIONES AUMENTA UN 35%.

La CNMV ha resuelto hasta octubre de 2011 un total de 1.798 reclamaciones, lo que supone un 35% más que las consultas despachadas en el mismo periodo del año anterior, según adelantó Segura.

"La crisis ha tenido un componente muy significativo en términos de perdida de confianza" por parte de los inversores, explicó Segura, quien añadió que esto constata la existencia de una "transparencia insuficiente".

El número de reclamaciones tramitadas por la CNMV en 2010 alcanzó un total de 2.086, un 84% más que en 2009. Segura apuntó que la creciente presión a las entidades financieras para que aumenten los recursos propios ha provocado que éstas acudan a los clientes minoristas para comercializar "instrumentos híbridos".

Entre estos instrumentos se encuentran las participaciones preferentes, las obligaciones subordinadas o la deuda convertible, entre otras, cuya venta ha obligado a la CNMV a fortalecer los mecanismos de control frente a los conflictos de interés que aparecen entre emisor y comercializador.