Publicado 13/12/2021 13:39CET

España cerrará 2021 con una inflación media del 3%, que se elevará al 3,7% en 2022, según BNP Paribas

Archivo - Logo y letras de BNP Paribas en la entrada a la sede en Madrid del Banco BNP Paribas en la Calle Hermanos Bécquer nº 3, en Madrid (España) a 10 de febrero de 2020
Archivo - Logo y letras de BNP Paribas en la entrada a la sede en Madrid del Banco BNP Paribas en la Calle Hermanos Bécquer nº 3, en Madrid (España) a 10 de febrero de 2020 - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

El banco de inversión estima que el PIB de España subirá este año un 4,3% y tocará techo en 2022 con un 5,4%

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

España cerrará este año con una inflación media del 3%, que se elevará en 2022 hasta alcanzar el 3,7% de media, tendencia que se corregirá "notablemente" en 2023, cuando se espera una reducción de la tasa hasta el 1,7%, según las previsiones de BNP Paribas.

Las perspectivas para otros países del entorno son ligeramente más bajas: Italia cerrará 2022 con una inflación del 2,9% y Alemania, del 3,4%, en tanto que la de Francia se situará en el 2,5%. La tasa descenderá también en estos países para 2023.

En cuanto al crecimiento de la economía, las perspectivas de BNP Paribas son "ligeramente más optimistas" que la del conjunto del consenso para los próximos 24 meses, periodo en el que se espera que se normalice la política monetaria de los países desarrollados como consecuencia de la persistencia de la presión en los precios.

La incertidumbre en torno a la velocidad de esta normalización mantendrá la volatilidad elevada entre las principales economías y podría llevar a un aplanamiento de la curva en los bonos del Tesoro estadounidense, mientras que la acentuaría en el caso del 'Bund' alemán.

Así, BNP Paribas espera que la Eurozona crezca un 5% en 2021, medio punto menos que la estimación para Estados Unidos, en tanto que el crecimiento de España se situaría en el 4,3%, si bien alcanzaría el pico de crecimiento el año que viene, con un alza del 5,4%.

Por otra parte, se espera que el riesgo político desempeñe un papel importante en Europa: Francia e Italia celebran elecciones presidenciales "que ayudarán a dar forma al panorama político en la era post Merkel", según ha señalado la entidad.

Ante este escenario, la firma se mantendrá positiva en la renta variable de los mercados desarrollados, a pesar del debilitamiento de los estímulos fiscales y monetarios que se esperan para 2022. Los mercados emergentes, por el contrario, están infraponderados en sus carteras, al igual que los bonos soberanos.

Para leer más