Goirigolzarri (Bankia) defiende explicar a la sociedad cuál es el papel del sistema financiero

Publicado 22/11/2018 11:03:32CET
Europa Press

Lamenta que la banca no haya restituido su reputación tras la crisis

BARCELONA, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha defendido que se debe explicar a la sociedad cuál es el papel del sistema financiero con "realismo, transparencia y admitiendo errores", según ha manifestado en el 5 Congreso Nacional de Directivos, que está organizado por APD y KPMG.

Para Goirigolzarri se tiene que transmitir a los clientes y ciudadanos que las entidades bancarias son necesarias para "asegurar" el crecimiento sostenible de la economía y de un mejor nivel de vida en España.

"La sociedad no debe pensar que los bancos no deben ganar dinero", ha sostenido y ha subrayado que para ello estos requieren una rentabilidad ajustada a sus costes de capital.

El presidente de Bankia ha lamentado que la banca española no haya restituido su reputación tras la crisis económica, pese a que ha recordado que las entidades financieras han pasado por el proceso de reestructuración "más importante" que se ha producido en Europa.

"No hemos conseguido recuperar el reconocimiento social", ha valorado y ha remarcado que los ciudadanos están decepcionados con el funcionamiento del sistema financiero.

Goirigolzarri ha intervenido junto al consejero de Société Générale, Juan María Nin, y el presidente y fundador del Grupo Barrabés, Carlos Barrabés, y que estaba moderado por el presidente de KPMG, Hilario Albarracín.

ALBARRACIÓN (KPMG) DEFIENDE LA ÉTICA EN LOS NEGOCIOS

Por su parte, Albarracín ha coincidido con Goirigolzarri en que los consumidores exigen a las empresas que "contribuyan al progreso y bienestar de la sociedad en su conjunto", además de que sus productos tengan calidad y que su experiencia como usuarios sea satisfactoria.

"La ética y los principios serán la base de los negocios con éxito en el futuro", ha aseverado.

En su opinión, esta demanda no solo la tienen los consumidores sino también los empleados de las compañías: el 84% de los estudiantes asegura que no trabajaría en una empresa cuyos valores no encajaran con los suyos, según una encuesta de KPMG.