La mayor parte de las familias cuenta con seguro de coche y casa, salvo las formadas por solteros y viudos

Publicado 15/05/2015 10:34:22CET
Recursos Familias
EUROPA PRESS

MADRID, 15 May. (EUROPA PRESS) -

Los seguros de automóviles y vivienda se encuentran muy extendidos en la sociedad española, ya que, independientemente de su configuración y tamaño, la mayor parte de las familias cuenta con un seguro de coche y de casa, con la excepción de los hogares formados por una sola persona, esencialmente los solteros y viudos, donde sólo la mitad tiene una póliza de coche.

Según la 'Memoria social del seguro 2014' de la patronal del seguro, Unespa, para las familias compuestas de más de un miembro, tener un vehículo propio es algo muy frecuente. De hecho, las tasas de contratación del seguro del automóvil superan el 80% en estos casos, llegando incluso a alcanzar el 95,4% entre las familias con dos hijores menores de 16 años.

Unespa destaca en este informe que los hogares con más integrantes contratan una mayor variedad de seguros. Las características de una familia (número de miembros, edad de los mismos y situación laboral) determinan su propensión a contratar ciertas coberturas.

Por norma general, las tasas de contratación de seguros, ya sean de automóvil, hogar, salud, deceso o responsabilidad civil, suelen ser más elevadas en aquellos hogares donde conviven cuatro, cinco o más personas. Estos casos corresponden a las familias numerosas o a casas donde conviven más de dos generaciones juntas, es decir, a aquellas en las que comparten techo abuelos, padres e hijos.

La suscripción de los seguros de salud y decesos muestra una clara vinculación de estos productos con el tamaño del hogar. Su contratación crece a medida que aumenta el número de personas que viven bajo un mismo techo. Esta tendencia se percibe también, pero de forma moderada, en los seguros de responsabilidad civil.

Según Unespa, las familias donde viven niños tienden más a contratar pólizas de salud, frente a los hogares formados por personas jóvenes que viven solas, que son los menos propensos a disponer de este producto.

Por último, la situación laboral de sus integrantes hace más o menos probable que el seguro esté presente en un hogar. Por lo general, las familias con un mayor número de miembros en activo son más propensas a contratar seguros. Un ejemplo claro son las pólizas de responsabilidad civil. La mayor tasa de penetración de estos productos se da allí donde, además del cabeza de familia, trabajan otros miembros de la unidad familiar.