Empresarios catalanes piden restaurar la seguridad y alertan de que puede haber un punto "de no retorno"

Publicado 17/10/2019 13:06:20CET
El presidente de Empresaris de Catalunya, Carlos Rivadulla
El presidente de Empresaris de Catalunya, Carlos Rivadulla - EMPRESARIS DE CATALUNYA - Archivo

Aseguran que 5.400 empresas se han ido de Cataluña desde 2017 y 7.000 desde 2012

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Empresaris de Catalunya ha pedido al Gobierno que restaure la seguridad en Cataluña después de los altercados que se han producido esta semana tras conocer la sentencia del Tribunal Supremo sobre el juicio del 'procés' y ha alertado de que puede haber "un punto de no retorno" si la situación continúa al mismo nivel.

"Que lo haga como vea oportuno, pero que actúe porque cuando la calle está revuelta y hay cierto descontrol puede pasar cualquier cosa y eso no lo podemos aceptar y no se puede pensar que como son unos días va a ser un mal menor, así que esto se tiene que parar cuanto antes", ha insistido el presidente de Empresaris de Catalunya, Carlos Rivadulla, en un encuentro informativo con la Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjera.

Rivadulla ha apuntado que los mecanismos con los que debe actuar el Ejecutivo de Pedro Sánchez tiene que decidirlos él, ya bien sea con el artículo 155 de la Constitución o con la ley de Seguridad Nacional. Sin embargo, ha advertido a su vez de que a veces "se peca de excesiva prudencia", como sucedió en el año 2017 que, a su juicio, se aplicó el artículo 155 "tarde".

"Rajoy lo aplicó el 27 de octubre y a principios de septiembre, el Govern ya aprobó con alevosía y sin consulta las leyes para hacer un referéndum, es ahí cuando se tendría que haber aplicado el 155 porque así se hubiera parado todo", ha considerado.

Una de las opciones que ha destacado Rivadulla, antes de aplicar cualquier ley, es mandar un "requerimiento previo" al presidente de la Generalitat, Quim Torra, para saber a qué se refiere cuando dice que "volverán a hacerlo" y "ver cómo contesta" para que así el Gobierno "sepa si actuar de un modo u otro". Otra opción que ha valorado el empresario catalán es la modificación del artículo 155 para que el Estado "pueda intervenir de manera más quirúrgica y poder destituir a Torra".

Sin embargo, ha insistido en que es una decisión que debe tomar el Gobierno central para restaurar la normalidad en Cataluña y en concreto para la "tranquilidad" del sector empresarial que sólo pide "poder vender en el resto de España sin trabas", ya que es el "cliente principal" y el separatismo quiere crear "sus propias estructuras, ostentar el poder y quedarse con todo el cortijo" empresarial. "Yo no creo que ni en 20 ni en 30 años vaya a mejorar la situación, pero no se puede por ello dejar", ha puntualizado.

MAS FUGA DE EMPRESAS QUE INVERSIONES EN CATALUÑA

Según ha explicado el presidente de Empresaris de Catalunya, los actos violentos de esta semana son sólo parte del resultado del independentismo que lleva "por lo menos siete años" afectando al sector empresarial de Cataluña que, según ha apuntado, ha perdido inversión, tanto nacional como extranjera.

"Desde el 2017 se han fugado más de 5.400 empresas de Cataluña, pero si contamos desde 2012 son más de 7.000 empresas las que se han ido. Además la cifra sigue en negativo si contamos las empresas que se van y las que entran en Cataluña porque ya hay más fugas que inversiones", ha señalado Rivadulla, que ha puesto como ejemplo el sector hotelero que ha calculado una disminución del 30% en las reservas en Cataluña en comparación con el mismo mes del año anterior.

Todo ello, ha indicado Rivadulla, crea una situación de "desconfianza" en los empresarios que se tiene que resolver a través de la política porque la "inestabilidad" de ésta en Cataluña es la que ha generado también la crisis empresarial. "Estamos intentando vender a España y es como si el jefe de tu empresa, que aquí sería Torra, está insultando a los clientes, que en este caso es España, entonces es una situación en la que gritamos que nos dejen en paz y nos dejen trabajar", ha manifestado.

El presidente de Empresaris de Catalunya ha recordado que en 2017 la crisis empresarial en Cataluña "se paró" cuando se aplicó el artículo 155, que restauró la normalidad y "la gente respiró aliviada". Aún así, ha reconocido que muchas empresas seguían traspasando sus sedes por la desconfianza creada y que actualmente ha regresado con "más fuerza" en el sector al ver las reacciones de la sentencia del Tribunal Supremo. "El inversor y el empresario catalán no tienen por qué soportar una inestabilidad económica en Cataluña que se ha generado de una manera tan irresponsable. La Generalitat no hace más que fastidiar a los empresarios", ha añadido.

Además, Rivadulla ha advertido que si se permite que continúe esta situación económica, empresarial, social y política en Cataluña, las empresas van a tener "una muerte lenta", es decir, un "descenso paulatino" de su actividad que acabará por "más traslados de empresas y de profesionales". "En Cataluña cada vez más ves a gente que en Madrid encuentra un lugar tranquilo y normal y se van", ha sentenciado.

Por todo ello, Rivadulla ha asegurado que los empresarios catalanes "no van a tragar más" ni a consentir que el Govern de Torra acabe con el sector que está "cansado" y ahora va a "alzar la voz para protestar". Una reivindicación que desde la asociación esperan que apoye el Gobierno central, "sea del partido que sea" después de las elecciones generales del 10 de noviembre, y que actúe de manera "contundente" porque "ya no se puede hacer más cesiones, ni más servicios ni favores".