Publicado 25/06/2022 18:30

Los técnicos de Hacienda calculan un coste entre 860 y 920 millones por la bajada del IVA a la luz

Archivo - El presidente de los técnicos de Hacienda (Gestha), Carlos Cruzado, interviene en el acto ‘Tax the Rich. Equilibrar la balanza fiscal’, en el Museo Reina Sofía, a 7 de febrero de 2022, en Madrid (España). Durante el acto han tratado la futura re
Archivo - El presidente de los técnicos de Hacienda (Gestha), Carlos Cruzado, interviene en el acto ‘Tax the Rich. Equilibrar la balanza fiscal’, en el Museo Reina Sofía, a 7 de febrero de 2022, en Madrid (España). Durante el acto han tratado la futura re - Marta Fernández Jara - Europa Press - Archivo

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda, Gestha, calculan que el coste de bajar el IVA al consumo de la electricidad del 21% al 5% oscilará entre 860 y 920 millones de euros en los próximos seis meses.

Según sus estimaciones la rebaja del IVA al 5% y la prórroga de la rebaja al mínimo europeo del Impuesto sobre la Electricidad y de la supresión del Impuesto sobre el Valor de la Producción de la Energía Eléctrica tendrán un coste entre 2.700 millones y 2.900 millones en los próximos seis meses, según como fluctúe el precio del Mw/h.

Además estiman que la prórroga de la bonificación a los carburantes de 20 céntimos/litro tendrá un coste de 2.841 millones de euros en el segundo semestre. En este sentido, Gestha se posiciona en contra "de una medida regresiva que no ha evitado que el precio supere los 2 euros en la actualidad y que está enviando un mensaje equivocado a la ciudadanía de mantener un precio en vez de ahorrar".

Por otra parte, Gestha asegura que la Comisión de Hacienda y Administraciones Públicas del Congreso iniciará la tramitación del impuesto sobre los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas mediante una proposición de ley, posiblemente, firmada de forma conjunta por los grupos parlamentarios socialista y de Unidas Podemos.

De esta forma, explica que se agilizará la tramitación del nuevo impuesto, pues se prescindirá de los trámites de consulta pública previa y de audiencia e información pública que exigiría la ley si se tramitase como un proyecto de ley del Gobierno.