Actualizado 06/10/2022 15:17

Duro Felguera plantea que el ERE afecte a 208 personas en Asturias

Archivo - Duro Felguera.
Archivo - Duro Felguera. - EUROPA PRESS - Archivo

OVIEDO, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

El periodo de consultas entre la dirección de Duro Felguera y los representantes de los trabajadores acerca del expediente de regulación de empleo (ERE) ha comenzado con el planteamiento por parte de la empresa de que los despidos afecten a 208 personas en Asturias y 40 fuera de España. La empresa ya lo ha puesto en conocimiento, como información relevante, de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Fuentes de la compañía han explicado a Europa Press que se trata de una medida "crucial" para "asegurar la viabilidad" de la empresa.

Fue a finales de septiembre cuando trascendió la decisión del Grupo Duro Felguera de aplicar un ERE como medida imprescindible para la competitividad y la rentabilidad de la compañía, y, por tanto, para garantizar su futuro. En concreto, afecta a cuatro empresas del grupo: DFSA, DFOM, Monpresa y DF IHI.

Ahora se ha abierto un periodo de negociación entre la compañía con la representación legal de los trabajadores para alcanzar un acuerdo en lo relativo al ERE.

Precisamente sobre ese periodo de consultas relativo al ajuste de plantilla ha informado Duro Felguera a la CNMV, en una comunicación que explica que la decisión se toma por la existencia de "causas objetivas de carácter económico, productivo y organizativo".

El expediente afectará a 208 trabajadores, lo que representa un 16% de un total de 1.293 que conformaban la plantilla total de la empresa a 31 de agosto de 2022.

Además, la compañía procederá a amortizar otros 40 puestos de trabajo en el extranjero. Duro Felguera confía en llegar a un acuerdo sobre las condiciones de implementación de la medida, que permitan adaptar la empresa a sus necesidades presentes y a los desafíos de su plan de futuro, así como resguardar al máximo el talento que posee.

Duro Felguera consiguió el pasado año un rescate de 120 millones por parte de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), a los que hay que sumar otros 6 millones que puso el Principado de Asturias en la operación.

Tras conocer la noticia del ERE, los sindicatos se mostraron muy críticos con la decisión y obtuvieron el respaldo de los grupos políticos asturianos. Tildaron la medida de absurda.

En el último pleno de la Junta General del Principado de Asturias, celebrado esta semana, el consejero de Industria, Empleo y Promoción Económica, del Gobierno asturiano, Enrique Fernández, habló del asunto a preguntas de la oposición y resaltó la importancia de que se llegase a un acuerdo "lo menos traumático posible".

El dirigente asturiano dijo que no aprobaba la decisión de despedir a los trabajadores y que el expediente anunciado supone un escenario malo. No obstante, añadió que podría ser "peor" si la empresa se viese abocada a un concurso de acreedores, porque en ese caso "se perderían todos los empleos, una empresa tractora y el Estado no recuperaría sus recursos".

Más información