Actualizado 06/06/2007 21:27 CET

Economía/Industria.- Los países de la UE se enfrentan sobre los fondos públicos que debe recibir Galileo

BRUSELAS, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

La propuesta de la Comisión para que el sector público asuma las riendas del proyecto de radionavegación por satélite Galileo ha provocado un nuevo enfrentamiento entre los países de la UE, que discrepan sobre de dónde deben salir los 2.400 euros adicionales de fondos públicos que serán necesarios para financiar la construcción de los 30 satélites tras la retirada del consorcio privado que recibió la concesión del proyecto, en el que participaban las empresas españolas Hispasat y Aena. Los ministros de Transportes de los Veintisiete tratarán de lograr un acuerdo el próximo viernes 8 de junio en Luxemburgo.

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Transportes, Jacques Barrot, es partidario de que sea el presupuesto comunitario el que financie la totalidad de los 2.400 millones de euros mediante un ligero aumento de las perspectivas financieras para el periodo 2007-2013 que pactaron los líderes europeos en diciembre de 2005. La presidencia alemana y la mayoría de los Estados miembros se oponen a esta opción al considerar que sería muy complicado reabrir las perspectivas financieras, y que ello no corresponde a los ministros de Transporte sino a los de Economía o incluso a los jefes de Estado y de Gobierno.

Berlín pretende que la financiación comunitaria se complete con otras aportaciones de los Estados miembros a través de la Agencia Espacial Europea para garantizar que cada país tenga retornos industriales de acuerdo con su inversión. La delegación española también apoya esta opción, pero otros países, como Francia, Dinamarca, Países Bajos o Reino Unido se oponen y defienden que si los Gobiernos tienen que poner más dinero lo hagan al margen de la Agencia Espacial.

Tampoco hay acuerdo sobre si se deben respetar o no los acuerdos alcanzados en diciembre de 2005 sobre el reparto de las sedes de Galileo, que otorgaron la sede principal a Francia, un centro de control a Italia, otro a Alemania y dos medios centros a España.

La presidencia alemana ha presentado un proyecto de conclusiones, cuya aprobación por parte de los Veintisiete este viernes no es segura, que reclama a la Comisión que presente un nuevo estudio de impacto en septiembre y retrasa cualquier decisión sobre el futuro de Galileo hasta otoño de este año.

El texto señala que las negociaciones en curso sobre la licitación han fracasado y deben concluir. Se reitera el valor de Galileo como proyecto clave de la UE y se apoya, sin perjuicio de la decisión definitiva, su despliegue para finales de 2012. Se admite que es necesaria una mayor financiación pública y se reclama al Ejecutivo comunitario ideas para la fase de explotación del sistema que permitan reincorporar al sector privado.

Europa Press Comunicados Empresas