Actualizado 12/12/2011 18:57 CET

Fitch augura un desplome del 1,7% del PIB español en 2012 en el peor de los casos

Bandera De España Y De La Unión Europea
ANDREA COMAS / REUTERS

LONDRES, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Producto Interior Bruto (PIB) de España caería un 1,7% el próximo año en el caso de producirse un evento financiero negativo en el que coincidieran un encarecimiento de los préstamos a hogares y empresas, un incremento de los diferenciales de la deuda y una caída significativa de los mercados de renta variable, según advierte la agencia de calificación Fitch que, sin embargo, maneja como escenario base un estancamiento de la economía española en 2012 y una expansión del 1% en 2013.

La calificadora de riesgos apunta en su informe 'Perspectivas económicas globales' que las tensiones financieras en la eurozona se han intensificado significativamente y, pese a que varios de estos riesgos esten ya contemplados en su escenario base, "existe el riesgo de tensiones financieras incluso mayores y más prolongadas".

A este respecto, Fitch ha desarrollado junto a Oxford Economics una simulación en la que, a pesar de que no se contempla la ruptura del euro, incorpora elementos como un encarecimiento de los préstamos a hogares y empresas, el incremento de los diferenciales de la deuda y una caída significativa de los mercados de renta variable. Asimismo, señala que sus cálculos plantean que estas tensiones se prolongarán desde el cuarto trimestre de 2011 al cuarto trimestre de 2012.

En concreto, el encarecimiento de la financiación a los consumidores y empresas contemplado por Fitch sería de 200 puntos básicos en el caso de España, a la vez que los mercados de deuda, a excepción de Alemania, sufrirían una sacudida de similar magnitud, mientras las bolsas de la periferia se depreciarían un 30%, frente al 15% de caída en los mercados del núcleo del euro.

El resultado de esta simulación refleja un gran impacto sobre el crecimiento de la economía europea, que retrocedería así un 0,6% en 2012 y crecería un 0,9% al año siguiente, con todos los países de la periferia de la eurozona, salvo Irlanda, registrando descensos de sus respectivos PIB em 2012 y, en el caso de Italia y Grecia, también en 2013.

Bajo este escenario de estrés, España caería un 1,7% en 2012 y crecería un 0,6% en 2013, mientras Italia se contraería un 2,1% y un 0,5% respectivamente. En el caso de Grecia, el PIB caería un 6,7% el próximo año y un 1,3% al siguiente, mientras que Portugal retrocedería un 4,9% en 2012, pero crecería un 0,4% en 2013. Por su parte, Irlanda lograría crecer un 0,5% el próximo año y un 2,8% en 2013.

Entre el resto de países de la eurozona, Alemania crecería un 0,4% en 2012 y un 1,3% en 2013, mientras Francia se estancaría el próximo año y crecería un 1,5% al año siguiente. En el caso de Reino Unido el PIB registraría una expansión del 0,1% en 2012 y del 1% en 2013.

ESTANCAMIENTO DE ESPAÑA EN EL ESCENARIO MÁS PROBABLE

No obstante, la agencia de calificación prevé que, en su escenario base, la economía española no registrará crecimiento en 2012, frente a la expansión del 0,5% anteriormente prevista, mientras que en 2013 repuntarís un 1%, por debajo del 1,5% de las anteriores proyecciones de Fitch.

La calificadora de riesgos espera que la economía española registre una contribución positiva por parte de las exportaciones, a pesar del entorno de mayor debilidad en el exterior, especialmente entre algunos de sus principales socios comerciales, aunque es probable que la debilidad de su demanda interna mantenga a su vez bajas las importaciones.

Asimismo, Fitch considera improbable que asistamos a una recuperación de la demanda doméstica en España debido a las medidas de reducción del gasto público en el marco de los planes de austeridad anunciados, al elevado desempleo y al alto endeudamiento del sector inmobiliario.

Dentro de este escenario base, Fitch prevé un crecimiento del 0,4% de la eurozona en 2012 y del 1,2% en 2013, frente al 0,8% y el 1,5% previsto anteriormente. En el caso de Alemania, la agencia prevé una expansión del 0,9% el próximo año y del 1,6% al siguiente.

Europa Press Comunicados Empresas