Publicado 30/06/2020 12:44:29 +02:00CET

Nyesa renegociará el pacto con que superó el concurso al afrontar de nuevo su disolución

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

Nyesa renegociará el convenio de acreedores con el que hace dos años logró superar su concurso al volver a entrar en causa de disolución, toda vez que al cierre de 2019 su patrimonio neto era de un importe negativo de 10,1 millones de euros, según informó la empresa.

En concreto, el consejo de la compañía promotora presentará al Juzgado de lo Mercantil que tramitó su concurso una propuesta de modificación de su convenio en virtud de los cambios en la Ley Concursal aprobados recientemente por el Gobierno para evitar liquidaciones de empresas.

En su propuesta, Nyesa plantea un nuevo esquema de quitas y esperas para el pago de su deuda que, además incluye una reducción de capital mediante disminución del valor nominal de las acciones, y una posterior ampliación de capital que "revierta la situación de desequilibrio patrimonial".

El origen de este desequilibrio está en la dotación de 45,6 millones de euros que, por un "criterio de prudencia", ha realizado en sus cuentas de 2019 ante la necesidad de financiación que presenta un proyecto que desarrolla en Moscú.

A su vez, esta necesidad de financiación deriva de los retrasos que viene acumulando el proyecto y de un cambio normativo aprobado en Rusia que ya no permite utilizar los adelantos que pagan los compradores de las viviendas para financiar su construcción.

ORIGEN DEL DESEQUILIBRIO.

El proyecto en cuestión, que desarrolla a través de la filial denominada Marma, es el desarrollo de un complejo de apartamentos, oficinas, apartamentos con servicios hoteleros, locales comerciales y plazas de aparcamiento, con una edificación total de más de 52.000 metros cuadrados, que acomete en unos edificios industriales de Moscú.

El proyecto, adquirido en 2018, ha venido acumulando retrasos en la ejecución, primero por un cambio en la firma que lo gestiona y, posteriormente, por modificaciones realizadas en el diseño del proyecto para adaptarlo a la demanda con la introducción de la construcción de "un concepto de taller-loft-vivienda destinado a profesionales liberales".

Según detalla Nyesa, con este fin, los gestores del proyecto consideraron además oportuno iniciar una tramitación urbanística para incrementar los metros de edificabilidad.

Todo ello, junto con el referido cambio normativo aprobado en Rusia, ha provocado que el proyecto deje de 'autofinanciarse' con los adelantos que se recibieran de los compradores y necesite aportación de financiación.

Nyesa detalla que, en función de las condiciones del mercado hipotecario ruso, la financiación arrojaría un apalancamiento del 70%, a un tipo de interés aproximado del 11%, "lo que conlleva unas necesidades de fondos propios que inviabilizan el desarrollo del mismo en el corto plazo".

Por ello, el consejo de la sociedad, "guiado por un criterio de prudencia", ha decidido ajustar valor del activo y anotarse un deterioro de 45,62 millones de euros, lo que, a su vez, le ha llevado a registrar un patrimonio negativo y a la consiguiente eventual causa de disolución.

Contador
Europa Press Comunicados Empresas