Publicado 10/06/2014 12:56CET

El presidente del Tribunal de Cuentas niega irregularidades en los contratos de obras de sus sedes

Presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda
EUROPA PRESS

IU-ICV-CHA registra una solicitud de comparecencia de Álvarez de Miranda en el Congreso para explicar las últimas informaciones

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, ha negado este martes de forma taxativa que se hayan producido irregularidades en los contratos de las obras llevadas a cabo en sus sedes en los últimos años. "No ha habido ninguna irregularidad", ha afirmado.

Antes de su comparecencia ante la Comisión Mixta (Congreso-Senado) para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas, Álvarez de Miranda ha sido preguntado por los medios sobre las informaciones publicadas por 'El País' con relación al presunto troceo de contratos de obras en la sede del Tribunal para eludir las reglas de contratación pública, que obligan a sacar a concurso con publicidad proyectos que superen una determinada cuantía.

Según el diario, estos proyectos habrían sido adjudicados a un empresario que también habría realizado algunos trabajos en las casas particulares del número dos de la institución y consejero de Fiscalización, Javier Medina, y del exgerente, Enrique Medina.

"He enviado una carta al director de 'El País' en la que doy cuenta de todas las contrataciones realizadas por el Tribunal en los cuatro últimos años, y en las que justifico sobradamente que no ha habido ninguna irregularidad, que no se puede hablar de troceo injustificado de contratos ni de fraccionamientos", ha asegurado Álvarez de Miranda.

LÍMITE EN 50.000 EUROS

En esa carta, recogida por Europa Press, el presidente del Tribunal de Cuentas aclara que desde abril de 2008 el mínimo para tener que abrir concurso es de 50.000 euros y aporta un listado con las obras menores contratadas con la empresa mencionada en los años 2010 a 2012.

Esas obras no sólo tuvieron lugar en la sede central de la calle Fuencarral de Madrid, sino también en otros inmuebles, incluso de fuera de la capital, y por un importe acumulado que fue de 50.414,47 euros en 2010, 30.022 euros en 2011 y 37.529 euros en 2012.

Además, Álvarez de Miranda asegura que "cada uno de los contratos adjudicados tenía un objeto determinado" (reforma de aseos, parqué, cubiertas, etc) y eran "independientes unas de otras". "No formaban parte de un plan de reforma progresiva de las instalaciones de la casa, sino que respondían a necesidades puntuales, en ocasiones de carácter urgente", añade en la misiva, asegurando así que "no existió un troceo injustificado ni un fraccionamiento de una obra general de reforma progresiva de las instalaciones, cuya necesidad no se planteó".

Por eso, no cabía formalizar un único contrato y dividirlo en lotes. "La tramitación de todos estos gastos se sometió a lo establecido en la Ley de Contratos del Sector Público y fueron objeto de fiscalización por el interventor del Tribunal de Cuentas, que en ningún supuesto planteó reparo alguno", apostilla.

COMPARECENCIA PARLAMENTARIA

Ya durante la primera intervención de los grupos en la sesión de la Comisión Mixta, el diputado de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) Ricardo Sixto ha avanzado que su grupo ha registrado una solicitud de comparecencia de Álvarez de Miranda para que informe sobre las "noticias preocupantes" que en los últimos días han aparecido en la prensa sobre la institución. "Creo que es urgente aclararlo para tranquilidad de la ciudadanía", ha explicado, pidiendo al presidente

En su turno de réplica, Álvarez de Miranda ha insistido en que los contratos menores celebrados entre 2010 y 2014 fueron "contratos independientes, que no guardan relación entre ellos", por lo que "no se puede derivar ninguna acusación de fraccionamiento o troceo injustificado".

"Se podrá valorar mejor o peor la contratación del Tribunal de Cuentas, pero creo que en ningún caso se puede valorar como irregular, y eso tiene que quedar perfectamente claro", ha apostillado.

Sixto, que ha agradecido la respuesta de Álvarez de Miranda, ha insistido no obstante en que es necesario que comparezca "lo antes posible" en sede parlamentaria para tratar este tema y "solventar todas las dudas". "No queremos que para nada estos temas enturbien el funcionamiento del Tribunal", ha añadido.

El presidente de la Comisión Mixta, el 'popular' Ricardo Tarno, por su parte, ha recordado a los diputados que el presidente del Tribunal de Cuentas, al no ser miembro del Gobierno ni alto cargo, "no puede comparecer a petición propia". "La celeridad no depende de él", ha aclarado.

ELECCIÓN DE PERSONAL

Por otra parte, el presidente del organismo fiscalizador ha confirmado a los medios que "posiblemente se cambiará" la composición de los tribunales de oposición que examinan a los aspirantes a formar parte de la plantilla del Tribunal, lo que conllevará un cambio en el método de selección de estos examinadores.

El diario 'El País' avanza este martes la intención de Álvarez de Miranda de modificar la configuración de estos tribunales examinadores para "acabar con la sospecha de que existen enchufismo y favoritismos a la hora de cubrir las vacantes". Para ello, se eliminaría la figura del consejero como miembro de los tribunales opositores y se elegiría como presidente de los mismos a un catedrático de universidad ajeno a la institución.

Aunque Álvarez de Miranda no ha precisado cómo se modificarán exactamente estos tribunales, sí ha reconocido que "el método de selección normalmente se cambia cuando se modifica la composición de los tribunales, que posiblemente se cambiará" y ha recordado que en estos órganos examinadores "siempre ha habido gente de fuera", como sucede en las oposiciones de todos los Altos Cuerpos del Estado.

"Pero esa composición no afecta al desarrollo de las oposiciones. Simplemente, a lo mejor, lo que puede proporcionar es una mayor regularidad en cómo se han conformado los propios tribunales. Pero el Tribunal, en su sistema de oposiciones, ha cumplido estrictamente la legalidad", ha apostillado el presidente, negando así indirectamente las acusaciones de nepotismo en la selección de personal.

En cualquier caso, Álvarez de Miranda también ha recordado que actualmente no hay procesos selectivos en marcha y señalando que serán la Comisión de Gobierno y el Pleno del Tribunal de Cuentas los que "establecerán las medidas oportunas en su momento para garantizar" que las oposiciones que se convoquen "en los próximos meses" para cubrir las 30 plazas incluidas en la Oferta Pública de Empleo (OPE) sean "perfectamente regulares y normales". "Aunque siempre lo han sido", ha apostillado.

Europa Press Comunicados Empresas