Actualizado 20/09/2007 23:47 CET

Renfe se compromete a renovar en 2008 los trenes para reducir en una hora el viaje a Madrid y en dos horas a Barcelona

Caride demanda una red de cercanías en las áreas metropolitanas y líneas sin paradas intermedias entre ciudades

MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

La conselleira de Política Territorial, María José Caride, anunció hoy que Renfe se comprometió a tener disponible la maquinaria ferroviaria necesaria para cambiar de vía cuando esté operativa la línea de AVE Madrid-Valladolid, lo cual permitirá que, a partir del primer trimestre de 2008, los gallegos se ahorren una hora en el viaje entre Galicia y Madrid y, posteriormente, en el segundo semestre del próximo año, se reduzca en dos horas el tiempo de recorrido a Barcelona, una vez que estén finalizadas las obras de Zaragoza.

En rueda de prensa tras reunirse en Madrid con el presidente de Renfe, José Salgueiro, la conselleira de Política Territorial destacó el compromiso del operador de renovar el próximo año el material móvil que opera en Galicia y aprovechar la puesta en servicio de algunos tramos de la alta velocidad que están en obras para materializar el cambio de vía y reducir "de forma significativa" los tiempos de viaje a Madrid y Barcelona.

A juicio de Caride, se trata de "pequeños avances", pero se mostró confiada en que "serán mayores" cuando la infraestructura ferroviaria ya esté renovada dentro de la comunidad gallega, para lo cual se reunirá próximamente la comisión de seguimiento del convenio suscrito con Renfe para la mejora de los servicios.

CERCANÍAS

La responsable autonómica también aprovechó para reclamar a Renfe la puesta en marcha de un servicio ferroviario de cercanías en Galicia, aprovechando el anuncio del Gobierno central de que traspasará las competencias sobre estas líneas a las comunidades autónomas que ya gozan de estas prestaciones.

Para Política Territorial, Galicia necesita una red de cercanías en las áreas metropolitanas y estas prestaciones han de complementarse con "servicios punto a punto", que permitan una comunicación directa entre "las principales ciudades" sin paradas intermedias. El objetivo es garantizar líneas "más rápidas y competitivas".

Para Caride, las líneas de proximidad "de alta frecuencia" entre las ciudades gallegas son fundamentales para que la comunidad pueda ofertar un servicio ferroviario "competitivo". Para ello, próximamente se reunirá con responsables del Ministerio de Fomento con la intención de "solucionarlo cuanto antes" y conseguir su autorización.

María José Caride también destacó "el apoyo" de Renfe para participar en los consorcios de transportes que se implantarán en Galicia a partir del próximo año, con el objetivo de conseguir "homogeneidad en las tarifas" y que así los usuarios frecuentes puedan beneficiarse de los mismos descuentos para el transporte en autobús.