El sector VTC cree que la sentencia del TJUE pondrá en cuestión las restricciones impuestas en toda España

Archivo - Vehículo Cabify en MAdrid
Archivo - Vehículo Cabify en MAdrid - CABIFY MADRID - Archivo
Publicado: jueves, 8 junio 2023 11:45

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las patronales Feneval VTC y Unauto-VTC han celebrado la sentencia emitida este jueves por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que declara ilegal la limitación del número de licencias en Barcelona, al considerar que "pondrá en cuestión" las restricciones impuestas al sector en otras regiones como Aragón, Baleares o Valencia.

Ambas asociaciones creen que estas limitaciones provocan una "gran escasez de alternativas de transporte" en las ciudades, frente a otros países europeos donde no existen restricciones y donde la oferta de movilidad por cada 1.000 habitantes es superior, como por ejemplo en Londres, donde hay 10,1 taxis y VTC por cada 1.000 ciudadanos, en Amsterdam de 8,5, en Lisboa de 5,7 o París de 5,5, en contraste con los 3,5 de Barcelona.

Respecto a la exigencia de una segunda licencia para operar, el Tribunal considera que se trata de una "restricción al ejercicio de la libertad de establecimiento", pues limita el acceso al mercado de nuevos competidores.

El Tribunal considera que esta segunda licencia puede estar justificada si persigue objetivos de "buena gestión del transporte, del tráfico, del espacio público y del medio ambiente", algo que las patronales del sector creen que "parece muy alejado de algunas restricciones recientes como la longitud mínima de los vehículos impuestas en el Decret Llei de la Generalitat".

"El sector de la VTC celebra esta sentencia, que no hace sino demostrar que la regulación de algunas regiones españolas es contraria al Derecho Español y Europeo, y nos coloca a la cola de muchos países de la región en materia de movilidad y sostenibilidad", ha señalado el portavoz de Feneval VTC, Ignacio Manzano.

Por su parte, el portavoz de Unauto-VTC, José Manuel Berzal, ha comentado que, tras esta sentencia, el regulador español "deberá adaptar la normativa para que el número de licencias sea determinado en función de las necesidades de movilidad de los ciudadanos y el cumplimiento de los objetivos de sostenibilidad y no en base a los intereses de la minoría más radical del taxi".