Actualizado 11/12/2007 14:27 CET

Asociaciones provida se felicitan de la suspensión de la clínica abortista y afirman que la ley no se cumple en España

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Asociaciones defensores de la vida se felicitaron hoy de la suspensión cautelar llevada a cabo en la clínica abortista madrileña Instituto CB Medical y aseguraron que la legislación sobre el aborto "no se cumple en España", ya que "no se informa a la mujer de otras alternativas, ni se comprueba su auténtica situación psicológica".

El presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, agradeció hoy a la Comunidad de Madrid "su diligencia al hacer cumplir, en sus estrictos términos, la legislación vigente sobre la práctica del aborto" y animó a las autoridades a "establecer los mecanismos pertinentes para acabar con la situación de fraude de ley sistemático" en la aplicación de "la conocida como 'ley del aborto'".

Para Blanco, el hecho de que en el supuesto de peligro para la salud de la madre no exista plazo máximo para realizar el aborto "difumina la frontera entre el aborto y el infanticidio", además de ser "una anomalía en el contexto legal europeo". En esta clínica el doctor Carlos Morín, acusado de abortos ilegales, realizaba abortos.

La situación en España "es encandalosa", ya que "existen pruebas de que en muchas clínicas no se respetan los supuestos despenalizados, ni los plazos que marca la ley", lo que ha provocado "una situación de impunidad al margen de la ley". "El aborto es un puro negocio mercantil que colabora a una situación estructural de violencia contra la mujer", aseguró.

El Foro Español de la Familia pide a los partidos políticos "poner fin a la situación de fraude permanente de ley" y "establecer por lo menos un plazo máximo de embarazo" para el aborto en caso de grave peligro para la salud de la mujer.

Por su parte, la portavoz de la Asociación de Víctimas del Aborto, Renee Martínez, señaló que esta asociación "conocía desde hace tiempo la clínica madrileña CB Medical y había pedido que fuera sometida a investigación".

Para Martínez, en "prácticamente todas las clínicas abortistas se están cometiendo ilegalidades". La Asociación de Víctimas del Aborto lleva tiempo recogiendo información procedente de mujeres que han abortado en centros abortistas, y que afirman que, en muchas ocasiones, "la evaluación clínica dura muy pocos minutos", además de que "en muchos consentimientos informados no se habla de que pueden aparecer secuelas psíquicas", así como que "muchos están firmados antes de rellenarse" y "no se habla a las mujeres de las alternativas que existen".

Además, "la persona que firma los dictámenes está a sueldo de la propia clínica, lo que no es ético", así como que "los dictámenes no están sometidos a ningún control" posterior por parte de las administraciones.