Cáritas implicará a 320.000 habitantes de República Democrática del Congo para contener el ébola

Publicado 26/07/2019 13:05:14CET
Una persona con guantes de látex rellena unos datos en un cuaderno
Una persona con guantes de látex rellena unos datos en un cuadernoMICHAEL STULMAN/CRS / MICHAEL STULMAN - Archivo

   MADRID, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Cáritas Congo y las Cáritas locales ha lanzado un plan en la República Democrática del Congo (RDC) con el que pretenden supervisar la situación epidemiológica de más de 160.000 viajeros y llegar a 320.000 habitantes de las regiones afectadas por la epidemia de ébola para implicarles en la contención del virus.

   En concreto, sobre el primero de los objetivos, se ubicarán en las principales carreteras, lugares públicos y zonas de salud afectadas de Butembo, Masereka, Musienene y Katwa para detectar posibles contagios. Ante un caso sospechoso, llamarán directamente al hospital más próximo o al número verde, habilitado para informar de nuevos casos, y la persona será mantenida en cuarentena hasta que se le atienda.

   El mayor reto para hacer frente a la epidemia de ébola en la República Democrática del Congo (Kivu Norte e Ituri), según explican desde la organzación, radica en la resistencia de un sector de la población. "En la lucha contra el ébola, puedes pasar de 100 a 10 en cuanto al número de casos, pero pasar de 10 a cero es el paso más difícil", ha declarado el obispo de Butembo-Beni, Melquisedec Sikuli.

   Para erradicar la epidemia, Cáritas está intensificando su estrategia de comunicación. En la localidad de Tamende, en la parroquia de Cristo Rey, 80 voluntarios han sido asignados a barrios y shirikas (comunidades eclesiales) para apoyar a los equipos de divulgación.

   "No vamos a abandonarles. Esta relación restaurada de confianza entre los equipos de respuesta y la población no habría tenido lugar si los voluntarios de Cáritas hubieran renunciado a la lucha contra los rumores, la desinformación y la reticencia en la esta parroquia", aclara Sikuli.

   Además, han puesto en marcha una operación en las áreas de salud de Tamende, Mabakanga y Boikene, bajo el nombre 'Operación Kifagiyo' (que significa 'golpe de escoba'). Esta operación consiste en limpiar las avenidas y las casas, con el fin de erradicar el ébola. Los voluntarios también continúan con los puntos vigilados de lavado de manos a la entrada de las iglesias, los shirikas, los aparcamientos o puntos de encuentro, localmente llamados 'Kamati'.

   Por otro lado, ante la resistencia comunitaria a las actividades de respuesta contra la enfermedad, Cáritas ha emprendido una fuerte campaña para movilizar a los líderes de base de 17 barrios de Butembo, tres localidades de Masereka, así como líderes sociales en Butembo (líderes religiosos: católicos, iglesias cristianas, islámicos; federación de plataformas juveniles, asociaciones de motociclistas) y grupos de presión locales.

   El objetivo es "concienciar sobre la necesidad de adhesión al plan de participación comunitaria de Cáritas Congo, en la lucha contra la resistencia comunitaria y los rumores, con miras a intensificar y mejorar la vigilancia mediante un sistema de información permanente y rápido de alerta sobre nuevos casos, casos sospechosos, contactos perdidos, muertes comunitarias y resistencia".

   También la vida sacramental y celebrativa se ha visto afectada, según explica el obispo Melquisedec Sikuli, que se ha reunido con sacerdotes, religiosas, agentes de pastoral y fieles en los principales centros de la diócesis (catedral, seminario, parroquias y hospital), para pedirles expresamente que "respeten estrictamente una serie de medidas en relación con la celebración de los funerales cristianos".

   La celebración de los funerales en las iglesias parroquiales está condicionada a la presentación de un certificado médico, también conocido como 'SWAB'. Este se emite tras el análisis en el laboratorio de una muestra de saliva del difunto, para saber si estaba infectado por la enfermedad.

   Además, explica que los asistentes que distribuyen la Comunión a los enfermos en casa o en los centros de salud deben garantizar el estado de dichos enfermos y tomar todas las medidas necesarias para evitar que la administración de la Comunión sea una fuente de contagio o propagación de la epidemia.

   En caso de resistencia de una familia o de barrio a estas nuevas medidas, el servicio pastoral se suspenderá temporalmente, como ya ha ocurrido en algunas parroquias, según añade.

   El coordinador de Cáritas Congo para la respuesta al ébola, participa en el proceso de capacitación organizado por Unicef, la OMS y el Ministerio de Salud para garantizar la calidad de la actividades de movilización comunitaria en la lucha contra los rumores y las resistencias a través de la Comunicación de Riesgos y el Compromiso Comunitario (CREC, por sus siglas en francés) y la puesta en marcha de la Células de Animación Comunitaria recomendadas por el plan de respuesta.

   En concreto, en la ciudad de Goma, centro neurálgico de comunicación y comercio nacional e internacional, las principales acciones emprendidas han sido: el establecimiento de zonas de aislamiento para casos sospechosos y atención a las personas en cuarentena con alimentos, supervisión y atención psicológica; instalación de puntos supervisados para el lavado de manos a la entrada de todas las iglesias y la formación de 130 animadores comunitarios y voluntarios para explicar qué es el ébola y cómo prevenirlo.

   El director de Cáritas Goma, el padre Oswald Musoni ha asegurado que son "conscientes de la gran responsabilidad" que tienen de evitar que la epidemia se expanda en la ciudad, "puesto que esto podría significar la internacionalización de la epidemia", pero se muestra convencido de que si continúan recibiendo apoyo de otras Cáritas y del resto de agentes implicados, podrán "contener este brote".

   Cáritas Española mantiene abierta su campaña de emergencia para ayudar a las Cáritas del Congo. Todas las personas que deseen colaborar pueden hacerlo a través de las cuentas de La Caixa ES27 2100 5731 7102 0029 9272, Bankia ES82 2038 1010 6160 0080 0427 y Santander ES56 0049 6791 73 2116001176, indicando en el asunto: Emergencia 'Cáritas RD. Congo-ébola'.

Contador