Colectivo Hetaira reivindica la regulación de la prostitución como vía para acabar con la explotación de mujeres

Actualizado 22/09/2008 19:09:08 CET

Critica que en España la persecución del delito tiene prioridad sobre la protección de la víctima

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

La portavoz del colectivo de trabajadoras del sexo Hetaira, Cristina Garainzábal, reivindicó hoy que "la mejor forma" de luchar contra la trata de mujeres y su explotación sexual es regular la prostitución y "acabar con el 'totum revolutum' que hay en la alegalidad actual y del que se aprovechan las redes mafiosas".

En declaraciones a Europa Press, Garainzábal se refirió a la conmemoración, mañana, del Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas y destacó la importancia de elaborar un plan nacional contra este fenómeno, como el que "está anunciado desde hace años" en España y que podría presentar el Gobierno mañana.

Sin embargo, Garainzábal, que tuvo acceso al primer borrador del plan, criticó que el texto "no tiene como prioridad la defensa de los derechos de las víctimas sino la persecución de los delitos, lo que es muy grave, y más teniendo en cuenta que en muchos casos las víctimas son inmigrantes ilegales y son tratadas muchas veces como delincuentes".

"Esa mujer, incluso con el sistema de protección de testigos, sólo puede beneficiarse si los datos que aporta son suficientes para desmantelar la red mafiosa. Eso no es una reparación del daño, es un intercambio", denunció la portavoz de Hetaira, quien expresó su esperanza en que el Plan Nacional definitivo contra la trata haya incorporado una mayor atención al bienestar de la víctima.

Esta regulación que demanda Hetaira deberá permitir la distinción entre "las personas que ejercen la prostitución voluntariamente y las personas que son obligadas por terceros, para contemplar los derechos de todas sin excepción". Además, explicó Garainzábal, serviría "para concienciar a las mujeres que vienen sabiendo que van a ejercer la prostitución pero no las condiciones de explotación laboral que van a encontrarse".

Frente a esta postura, hay colectivos que se definen como "abolicionistas" de la prostitución, una postura que a juicio de Hetaira "se cierra a la realidad y hace un gran daño porque su planteamiento acaba estigmatizando a las prostitutas y cargando sobre sus españdas la salvación del resto de las mujeres".