HRW y AI piden a las autoridades kosovares e internacionales que actúen para detener los ataques a los gitanos

Actualizado 07/09/2009 19:21:12 CET

MADRID, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades internacionales y kosovares deberían actuar de manera coordinada para detener la ola reciente de ataques y acoso contra las comunidades de gitanos, según declararon hoy las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI), que piden que se juzgue a los autores y medidas para impedir ataques futuros.

Los ataques fueron inicialmente denunciados en los medios de comunicación a mediados de agosto. HRW y AI, en cooperación con diversas organizaciones gitanas, han trabajado desde entonces para documentar los incidentes y las respuestas que han dado las autoridades a los mismos.

"Estos sucesos subrayan que aún existe vulnerabilidad para los gitanos en Kosovo", aseguró la investigadora para los Balcanes de HRW, Wanda Troszczynska van Genderen. "La única forma de detener estos ataques es que tanto la Policía internacional, como Kosovo, dejen claro que llevarán a los autores ante la Justicia", añadió.

Un programa de televisión en lengua romaní, Yejipe, informó de que se había producido una serie de ataques contra gitanos por parte de albaneses en Gjilan durante la última semana de julio. La Misión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en Kosovo ha señalado que las víctimas ya han denunciado los ataques y que se han abierto investigaciones. Este programa también denunció que se habían producido más ataques pero que las víctimas no presentaron una denuncia ante la Policía por miedo a la venganza.

Las organizaciones internacionales que tienen por mandato vigilar la seguridad y las condiciones de vida de las minorías en Kosovo, incluida la misión de la ONU (MINUK), el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la OSCE no respondieron a estas informaciones, aseguran HRW y AI.

La Policía local en las ciudades de Gnjilane y Urosevan ha informado de un aumento de las patrullas en las zonas con más tensión como respuesta a los incidentes, pero no se ha hecho ningún arresto y ni el Gobierno kosovar y las autoridades internacionales han emitido ningún comunicado oficial condenando los ataques.

"No es suficiente reaccionar cuando se produce un incidente", afirmó un investigador para los Balcanes de AI, Sian Jones. "Se necesita una respuesta proactiva, incluido el aumento de las patrullas policiales, para proteger los derechos de esta comunidad, así como para llegar a estas comunidades y animarlas a que denuncien estos incidentes ante la Policía, que debería investigar de manera rápida e imparcial todas las acusaciones", añadió.

Durante la última década, señalan HRW y AI, las autoridades internacionales y kosovares han fracasado de manera sistemática en la protección de las comunidades minoritarias de la violencia y la intimidación, y esto ha dejado a los gitanos vulnerables a los ataques continuos.