Actualizado 12/03/2012 09:55 CET

Malabo celebra el premio de la UNESCO, mientras las ONG y el exilio lo critican

El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema
Reuters

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Guinea Ecuatorial ha celebrado la decisión del Consejo Ejecutivo de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) de aprobar el premio de la organización que llevará el nombre del país africano, al tiempo que tanto importantes organizaciones no gubernamentales internacionales como el Gobierno en el Exilio han denunciado una decisión que "traiciona" los principios de la organización y los Derechos Humanos.

El Consejo Ejecutivo instó el jueves a la directora general de la UNESCO, Irina Bukova, a poner en práctica el premio, dotado con tres millones de dólares (2,2 millones de euros). La resolución fue adoptada en París con 33 votos a favor --en su mayoría del bloque africano--, 18 en contra y seis abstenciones del total de 58 países que conforman el organismo.

El galardón, que tendrá finalmente la denominación de Premio UNESCO-Guinea Ecuatorial en Ciencias de la Vida, ha sido promovido y financiado por el presidente ecuatoguineano, Teodoro Obiang Nguema, y ha provocado una larga polémica por las críticas de opositores ecuatoguineanos y las organizaciones de defensa de los Derechos Humanos por considerarlo una maniobra para mejorar la imagen del régimen.

"El Gobierno de Guinea Ecuatorial desea trasmitir, en nombre de todo el pueblo, el agradecimiento a los países que han apoyado la implementación de este premio que permitirá la investigación de enfermedades que afectan también a ecuatoguineanos", afirmó el régimen en un comunicado difundido este lunes por la página de Internet del Gobierno.

"Dicho galardón tiene como único y gran objetivo destinar tres millones de dólares para recompensar los trabajos de investigación especializados en enfermedades, particularmente aquellas que afectan al continente africano, y, por tanto, poder contribuir con más medios a la lucha contra estos males, que aún no han sido suficientemente estudiados e incumben a millones de víctimas, muchas de ellas ecuatoguineanas", prosiguió el comunicado del régimen de Teodoro Obiang Nguema.

Por ello, "las instituciones y el pueblo de Guinea Ecuatorial han asistido con perplejidad y tristeza a la implacable campaña contra este galardón que ha sido promovida, desde su misma aceptación en 2008, por diferentes entidades ubicadas sobre todo en países occidentales y no en las zonas más afectadas por estas enfermedades".

"No podemos dejar de mostrar nuestra sorpresa y tristeza por el hecho de que algunas de las ONG creadoras de esta polémica continúen mostrando su furia ante la decisión libre y democrática tomada en el seno del consejo, infravalorando así la opinión de los países que lo han apoyado", aseveró el Gobierno.

En nombre del "imprescindible respeto a los valores democráticos", el Ejecutivo pide a la dirección de la UNESCO que "no vuelva a dejarse engañar por este tipo de campañas, y acate, ya sin pérdida de tiempo, la puesta en marcha del galardón, sin dejarse manipular por nuevas maniobras supuestamente legales, cuyo único fin es prolongar esta polémica".

Irina Bokova anunció el mismo jueves que buscaría nuevo asesoramiento jurídico sobre la decisión del Consejo Ejecutivo de autorizar el premio después de aceptar el nombre del galardón para que no mencionara directamente a Teodoro Obiang Nguema Mbasogo. Un reciente informe legal interno de la propia UNESCO desconsejaba directamente el cambio de denominación por considerar que, en tal caso, ya no serían aplicables los estatutos del premio.

INTERESES DE OBIANG FRENTE A LOS DDHH

Por su parte, siete destacadas organizaciones internacionales Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE), Association Sherpa, Comité para la Protección de los Periodistas, EG Justice, Global Witness, Human Rights Watch y Open Society Justice Initiative han denunciado que la aprobación del premio "coloca a los intereses del presidente por encima de los principios básicos de Derechos Humanos y buen gobierno de la UNESCO".

La aprobación de un premio "patrocinado por un Gobierno que no realiza inversiones suficientes para garantizar la atención básica de la salud en su propio país, es una decisión que resulta tristemente paradójica", señaló Tutu Alicante, un abogado originario de Guinea Ecuatorial que dirige la organización de Derechos Humanos EG Justice desde el exilio. "Los miembros del Consejo Ejecutivo de la UNESCO que apoyaron este premio han traicionado los principios de la organización y han empañado la reputación de la UNESCO", añadió.

No obstante, las organizaciones recordaron que "aún no queda claro si Bokova implementará el premio, ahora denominado Premio UNESCO-Guinea Ecuatorial, a la luz de las irregularidades que se observaron en su financiamiento y que vulneran las normas organización".

Asimismo, advirtieron de que subsisten "numerosos interrogantes sobre el origen de los fondos destinados a este premio" y recordaron que el estatuto del premio original "disponía que este debía financiarse con fondos de la Fundación Obiang Nguema Mbasogo para la Preservación de la Vida".

Pese a ello, el Gobierno informó el pasado 9 de febrero a la UNESCO de que los fondos para el premio provendrían del Tesoro Público y el 22 de febrero anunció que, a partir de ese momento, el donante del premio sería el propio "Gobierno de Guinea Ecuatorial".

Las siete ONG recordaron también las investigaciones sobre corrupción que se están llevando a cabo en Francia, España y Estados Unidos contra miembros de la familia Obiang, que "refuerzan los cuestionamientos sobre la legitimidad de los fondos usados para el premio", y denunciaron que los "controles y restricciones sumamente severos" que aplica el régimen a los periodistas impiden que se pueda informar "libremente" sobre las denuncias de corrupción o sobre las controversias generadas en torno al premio.

LA ONU, "CÓMPLICE DEL TERROR"

Por su parte, el Gobierno de Guinea Ecuatorial en el Exilio, con sede en España y presidido por Severo Moto, ha denunciado este domingo que la aprobación de este premio "patrocinado por la tiranía de Obiang Nguema" supone "la derrota de la propia institución internacional" a la hora de "defender sus principios" y demuestra "la extrema debilidad de sus protocolos y secretarías frente a los poderes fácticos que controlan el continente africano".

Según el Gobierno en el Exilio, el premio supone "un reconocimiento tácito da la política de terror del dictador Teodoro Obiang Nguema" y convierte a la ONU en "cómplice del terror, la persecución, la tortura, el asesinato y las humillaciones que sufre nuestro pueblo a manos de su Gobierno".