ONG alertan de la situación en Haití: "Hay una parálisis total pero alguien tiene que ayudar"

Actualizado 15/02/2019 15:12:54 CET
Saqueos durante las protestas contra el Gobierno en Puerto Príncipe
REUTERS / JEANTY JUNIOR AUGUSTIN

   Una decena de ONG españolas operan en el país, donde han tenido que suspender algunas de sus actividades

MADRID, (EUROPA PRESS)

   Haití vive inmerso desde el pasado 7 de febrero en una situación de violencia provocada por las protestas contra el Gobierno haitiano que han dejado al menos siete muertos y cientos de heridos, así como numerosos altercados  según la prensa del país, un ambiente que dificulta el trabajo que llevan a cabo las ONG que trabajan en la zona. "Hay una parálisis total pero alguien tiene que ayudar", afirman.

   En el caso de España, una decena de ONG operan en el país: Farmamundi, Farmacéuticos Sin Fronteras de España, Cáritas Española Cruz Roja Española, Alianza por la Solidaridad, ALBOAN, Acción Verapaz, CESAL, Asamblea de Cooperación Por la Paz y Ayuda en Acción. Precisamente, desde Cáritas Española, su colaborador en República Dominicana y Haití, Juanma Díaz Parrondo, ha reconocido a Europa Press que la organización "ha visto afectado el trabajo que lleva a cabo en Haití" por los últimos altercados.

   "Durante estos días de huelga se han realizado numerosos cortes de carretera que ha impedido la ejecución de muchas de nuestras actividades. Hemos tenido que suspender cuatro operativos médicos en zonas rurales muy aisladas de Les Cayes, Hinche, y Fort Liberté porque el personal médico no ha podido desplazarse", relata.

   "Se han cancelado igualmente dos jornadas de vacunación de ganado caprino donados a familias de escasos recursos, dos cursos de formación para agricultores, y todas las actividades de apoyo a familias con niños desnutridos menores de 5 años", prosigue.

   En cualquier caso, precisa que "las huelgas afectan, pero son una reacción de la población ante un aumento de los precios de los alimentos básicos, provocado por la devaluación de la moneda más de un 30% en los últimos seis meses, en un país en el que todo se importa, desde el arroz, hasta las medicinas".

   En la actualidad, Cáritas ejecuta ocho proyectos en seis provincias diferentes (Las Cayes, Puerto Príncipe, Jacmel, Hinche, Fort Liberté y Cap Haitien) gestionados por Cáritas Haití con fondos españoles. La mayoría de ellos se centran en el fomento del desarrollo rural con acciones de apoyo a la agricultura, la ganadería, sanidad y educación básicas y aumento de la disponibilidad de productos alimenticios.

   Precisamente, la oficina nacional de Cáritas Haití está ubicada en el centro de Puerto Príncipe, muy cerca de la Avenida Delmas, "una de las preferidas por los manifestantes, y ha reducido su operación para evitar riesgos innecesarios al personal", añade Díaz Parrondo que detalla que "en otras zonas alejadas de las grandes ciudades el impacto de las revueltas ha sido menor".

   Así, pone de ejemplo el caso de Port Margot (al norte del país), donde Cáritas financió una Escuela primaria, una Clínica gestionada por la orden religiosa de las Siervas de María, y un almacén de mercancías, y "donde la semana ha sido tranquila y todos estos centros siguen operando con normalidad".

   Otra de las ONG que trabaja en la zona es Farmamundi que desde hace tiempo colabora con Mosctha (Movimiento Socio Cultural para los Trabajadores Haitianos) llevando a cabo proyectos de salud conjuntos. En este mes van a iniciar una nueva acción para la preparación de desastres en zonas vulnerables del departamento Oeste de Haití, una iniciativa que se desarrollará durante los próximos cuatro meses y beneficiará a cerca de 3.800 personas con el fin de reforzar la capacidad de resiliencia en salud de la población, mejorando las capacidades de las comunidades para reducir el riesgo ante desastres.

   "Hay una parálisis total", denuncia a Europa Press el fundador de Mosctha, Joseph Cherubin, que alerta de que "los pillajes, saqueos, secuestros y quema de vehículos" han provocado una situación "de inseguridad total" en la que no existe "ningún tipo de control" y que se produce "principalmente en las grandes ciudades".

   A su juicio, la situación actual es consecuencia de "un Gobierno débil, elegido por menos del 17% de la población electoralmente activa" y que está liderado por Jovenel Moise, que precisamente este 15 de febrero ha hecho un llamamiento al diálogo para frenar las protestas y pedir calma a los manifestantes, que reclaman su dimisión.

   Según la agencia de noticias Alter Presse, la represión de las autoridades haitianas contra las protestas antigubernamentales ha dejado al menos una decena de muertos desde que se iniciaron las movilizaciones el 7 de febrero, un balance que la oposición haitiana eleva a 50 muertos. El punto álgido de las protestas se produjo el pasado 13 de febrero, cuando todos los líderes de la oposición encabezaron una manifestación que convergió en el Palacio Nacional.

"EL PROBLEMA ES ETERNO: FALTA DE TODO"

   No obstante, Cherubin alerta de que "el problema viene de lejos porque es eterno, ya que falta de todo". "Hay una invialidad del país como tal: no hay salud, desarrollo, educación ni trabajo", lamenta, al tiempo que afirma que "no hay perspectiva de solución al no existir un apoyo serio al país"

   Cherubin también recuerda que el servicio que brindan las ONG "es muy importante" y anima a los donantes a no abandonar. "Vamos a seguir trabajando por ellos. Alguien tiene que ayudar y dar una oportunidad", enfatiza el fundador de la ONG, puesta en marcha desde hace 36 años y que desde hace 15 años está especializada en trabajo de emergencia, humanitario y salud, entre sus líneas principales.

   "Haití tiene mucha riqueza y esperamos que haya solución y se llegue a un acuerdo. Se habla mucho del terremoto --en alusión al seísmo que el 12 de enero de 2010-- pero hay muchos mas problemas y es necesaria la acción y pensar a largo plazo", reitera.

   Mientras, desde la Coordinadora de ONG también han reconocido a Europa Press que las ONG españolas que trabajan en el país "están preocupadas porque están trabajando en una situación que es compleja", un sentimiento que le han transmitido "desde hace un par de semanas" y que ha provocado que algunas de ellas "ya hayan dado la voz de alerta".

   En este sentido, la ONG Alianza por la Solidaridad --presente en el país desde hace 13 años-- señala que todas sus actividades "se han detenido de momento" ante la situación actual. Así, afirma que se "está monitoreando la situación", dado que considera que "podría convertirse en una crisis humanitaria si se prolonga en el tiempo", al tiempo que reclama a la comunidad internacional y al Gobierno español que "se posicionen a favor de la población haitiana y en contra de la represión violenta de las protestas".

   Desde la Embajada de España en Haití han recomendado extremar las precauciones y limitar "al máximo" los movimientos ante la ola de protestas y la "situación de inestabilidad" que vive Haití y, en particular, su capital Puerto Príncipe. La Embajada sigue "de cerca" la evolución de la situación y está en contacto tanto con el Gobierno español como con las autoridades europeas. También mantendrá contactos con los ciudadanos residentes en Haití, a los que se compromete a informar por los medios habituales y recuerda que el teléfono de emergencia es el +509 3920 0505.

Para leer más