Actualizado 17/11/2015 13:28 CET

ONG piden a los políticos estrategias para conservar el lobo ibérico

   MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Las ONG ambientales ASCEL, Ecologistas en Acción, Lobo Marley y WWF han elaborado una propuesta de estrategia para la conservación del lobo ibérico que trasladarán a los partidos políticos que concurren a las elecciones generales del próximo 20 de diciembre para que se comprometan a adoptar medidas "concretas y factibles" en favor de esta especie.

   Entre estas medidas figuran la prohibición de cazar la especie, paralizar los llamados "controles de población", con los que se acaba cada año con más de 200 lobos. Además, se reclama un mayor fomento de la coexistencia entre el lobo y la ganadería extensiva.

   Para las ONG, la "nefasta" gestión del Gobierno y las comunidades autónomas en los últimos años están perjudicando a la especie. A su juicio, es "imprescindible" pasar de su "persecución actual" mediante la caza y los controles de población a una gestión de la especie protegida que incluya planes de recuperación, luchar contra el furtivismo, campañas de educación y concienciación bajo la premisa de que el lobo "vale más vivo que muerto" y favorecer la coexistencia con la ganadería extensiva.

   Las propuestas serán enviadas a los partidos políticos a los que pedirán que se comprometan públicamente si ganan las elecciones a adoptar doce estas medidas.

   En concreto, la estrategia apuesta también por proteger el lobo ibérico en toda España, a través de la incorporación de la especie al Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial desarrollado por el RD 139/2011; promover la elaboración de un censo peninsular del lobo ibérico; elaborar una nueva Estrategia Nacional de Conservación del lobo ibérico, que sirva de base para que posteriormente las comunidades autónomas elaboren los correspondientes planes de recuperación o de conservación.

   Igualmente, plantean que se aplique un "sistema justo de compensaciones" al sector agroganadero condicionado a compromisos ambientales; revisar el modelo cinegético para reducir los efectos negativos sobre el lobo; luchar contra el furtivismo y los envenenamientos, promover el turismo de observación de lobos, y fomentar la educación y concienciación sobre la importancia ecológica de los grandes depredadores, en particular del lobo.

   Por último, entre sus propuestas se incluye la importancia de impulsar el desarrollo y aprobación de Planes de Gestión adecuados para las Zonas de Especial Conservación (ZEC) con presencia de lobo y permitir el abandono de carroñas de ganadería extensiva en el campo.

Para leer más