O.Próximo.- El director del CICR en Gaza asegura que los civiles se encuentran en una situación cada vez más precaria

Actualizado 12/01/2009 18:59:00 CET

GAZA, 12 Ene. (Reuters/EP) -

Los civiles en Gaza se encuentran en una situación cada vez más precaria en la que sus hogares son demasiado peligrosos para permanecer en ellos y en la que no tienen ningún sitio al que ir, según declaró hoy el director del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Gaza, Antoine Grand.

"Ningún lugar es seguro en Gaza en estos días", aseguró Grand a Reuters en una entrevista. "No hay ningún lugar para los civiles. Les asusta permanecer en casa, les asusta moverse, les asusta bajar la calle o intentar comprar algo de comida", manifestó.

A diferencia de otras zonas de conflicto, los civiles en Gaza no tienen ningún lugar al que escapar debido a que el territorio costero está rodeado por las fuerzas terrestres y marítimas de Israel en todas sus zonas.

Grand señaló que el CICR, que realiza comentarios sobre conflictos en curso en raras ocasiones para no perjudicar su neutralidad, ha sido disparado en dos ocasiones durante los dos últimos días, mientras sus convoyes intentaban llevar a cabo el trabajo humanitario en la Franja de Gaza.

"Es extremadamente peligroso estar en Gaza, y también como organización humanitaria trabajar en Gaza", aseguró. "El CICR está intentando escoltar a las ambulancias en las zonas de conflicto, donde hay heridos, así que es muy peligroso y debemos tener un mecanismo de coordinación con los israelíes", añadió.

Más de 900 palestinos han muerto en la ofensiva israelí, incluidos cerca de 380 civiles, de acuerdo con las autoridades sanitarias palestinas. Al menos trece israelíes han muerto, entre ellos diez soldados y tres civiles alcanzados por misiles.

Grand también declaró que el CICR no ha podido establecer sus propias estimaciones de las bajas palestinas ya que la situación en el terreno es demasiado difícil para hacerlo. A pesar del bombardeo continuado, aseguró que el CICR no se retirará. "Todos nosotros, en la Cruz Roja, como el resto de la población, estamos sometidos a un gran estrés, pero tenemos un mandato para continuar nuestra labor, incluso si lo que hacemos en la actualidad es nada comparado con las necesidades existentes", concluyó.