Actualizado 28/01/2011 08:37 CET

La Policía ugandesa descarta la homofobia como motivo del asesinato de un activista homosexual

KAMPALA, 28 Ene. (Reuters/EP) -

La Policía ugandesa ha asegurado el jueves que el asesinato del activista de la comunidad homosexual David Kato no estuvo motivado por su tendencia sexual ni por su activismo. Además, el cuerpo policial ha informado de que una persona, de nombre Arnold Senoga, ha sido arrestada y que buscan a Nsubuga Enock, quien se encontraba con Kato desde el lunes, cuando éste le pagó la fianza para que saliera de prisión.

"Su homosexualidad no ha surgido como una causa en la investigación preliminar", señaló la portavoz de la Policía, Judith Nabakooba, quien apuntó a un robo como principal hipótesis. "Nsubuga Enock, que había estado con Kato, tenía experiencia en la comisión de robos y casi había sido linchado en el área con anterioridad", argumentó. Las pesquisas han servido también para confirmar que recibió varios golpes en la cabeza con un martillo.

Además, de la casa del fallecido desaparecieron algunos objetos, como un maletín, mientras que los vecinos dijeron haber visto a Enock abandonar la casa vestido con ropa del activista. Ahora la Policía intenta precisar el grado de relación entre la víctima y el principal sospechoso.

Pepe Julian Onziema, que trabajó junto a Kato en el grupo Minorías Sexuales de Uganda, apuesta por que su antiguo compañero fue asesinado por su condición sexual y que no se sentía seguro en la zona donde vivía debido a las amenazas.

AMENAZAS EN UN PERIÓDICO

David Kato era una de las tres personas que aparecían destacadas en un artículo publicado el año pasado por el diario 'Rolling Stone', que difundió las fotografías, los nombres y, en algunos casos, las direcciones de 29 personas de tendencia homosexual, acompañadas del titular "Ahorcadlos". De hecho, la víctima había recibido amenazas de muerte desde el rotativo.

El editor del periódico, Giles Muhame, de 22 años, declaró a Reuters que condena el ataque y niega que su medio haya alentado las agresiones a gente del colectivo.

"Ha habido muchos crímenes, no tiene por qué deberse a que es gay. Queremos que el Gobierno cuelgue a la gente que promueve la homosexualidad, no que el público les ataque. Dijimos que debían ser colgados, no apedreados o atacados", afirmó.

PROPUESTA DE PENA CAPITAL

Algunos parlamentarios ugandeses presentaron recientemente una propuesta para condenar con la pena de muerte a los homosexuales reincidentes. La iniciativa no prosperó gracias a la presión internacional, pero los activistas temen que sea aprobada después de las elecciones de febrero, en las que el presidente, Yoweri Museveni, se postula como favorito.

La homosexualidad es un tema tabú en la sociedad africana y la legislación de 37 países de este continente la consideran ilegal. Los defensores de esta comunidad lamentan que pocos homosexuales se atreven a reconocer públicamente su condición por temor a la cárcel, las agresiones y la pérdida del empleo.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha expresado su tristeza por el aniversario y urge al Gobierno ugandés a investigarlo. "David mostró un tremendo valor en denunciar el odio. Fue un poderoso defensor de la Justicia y la libertad", se lee en un comunicado en el que Obama promete seguir apoyando firmemente "los Derechos Humanos y las labores de ayuda en nombre de las personas LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) en el extranjero".

En términos similares se ha pronunciado el responsable del Departamento de Estado para África, Johnnie Carson. Estados Unidos ha venido presionando al régimen ugandés para rebajar el tono de sus declaraciones contra este colectivo.