Actualizado 27/06/2007 18:20 CET

Los urbanizadores ven "tendencioso y alarmista" el informe de Greenpeace porque analiza hechos "del pasado"

Defienden que la inversión en infraestructuras permitirá ordenar las construcciones existentes

SEVILLA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Federación Andaluza de Urbanizadores y Turismo Residencial, Ricardo Arranz, tildó hoy de "tendencioso y alarmista" el informe 'Destrucción a Toda Costa' de Greenpeace, al entender que analiza "hechos del pasado: que el litoral andaluz es el que más construcciones tiene".

En declaraciones a Europa Press, Arraz recalcó que cuando se aprobó a finales de los años ochenta la Ley de Costas, que prohíbe construir a menos de cien metros de la playa, "ya había mucha construcción hecha".

"Como el boom turístico residencial estaba centrado en Andalucía, Canarias y Baleares, éstas son las tres zonas con más construcciones en primera línea de playa, porque hasta entonces la Ley no existía", explicó, antes de incidir en que en "el resto de zonas que se han ido desarrollando, se han tenido que ir a cien metros" de la costa.

Con respecto a que la comunidad andaluza presenta una construcción más incontrolada, consideró que uno de los principales problemas del litoral andaluz es que tiene una "falta de infraestructuras enorme".

"Con el desarrollo de infraestructuras se ordenará toda la construcción que se ha hecho hasta este este momento", en opinión de Arranz, que sostuvo que, en comparación con la Costa Azul o con California, en Andalucía "prácticamente estamos empezando en cuanto a turismo residencial".

En este sentido, remarcó que a este sector andaluz le faltan infraestructuras "de todo tipo" y, como ejemplo, lamentó que en muchas zonas "se vierte al mar, en lugar de depurar las aguas".

REINVERSION DE IMPUESTOS

El presidente de la asociación de urbanizadores abogó por un "crecimiento ordenado, con infraestructuras" y propuso que las administraciones reinviertan en equipamientos y servicios "todos los impuestos que se genera a través de la construcción para paliar el desorden y la falta de infraestructuras".

También consideró que para la organización ecologista "es fácil hacer críticas sin dar respuesta a la creación de riqueza o empleo". "No está dando ningún tipo de solución y si lo que pretende es que se vuelva a la agricultura deficitaria y subvencionada, que lo diga", agregó.

Según el informe, la costa andaluza es la peor valorada de todo el litoral español, con 41.800 viviendas ilegales y el número más elevado de casos de corrupción urbanística. Greenpeace considera que la situación del litoral de la región es "cada vez peor" y requiere poner en marcha medidas que limiten el crecimiento desmedido de la urbanización y que garanticen su protección integral.