La farmacéutica nigeriana Ebele Okoye, sobre los secuestros de Boko Haram: "Las niñas tienen miedo de ir al colegio"

Publicado 10/03/2018 12:12:39CET
EUROPA PRESS - Archivo

   MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La farmacéutica nigeriana Ebele Okoye ha asegurado que las madres y las propias niñas en todo Nigeria, pero sobre todo, en las poblaciones del norte del país, tienen miedo de ir al colegio ante los secuestros del grupo terrorista islamista Boko Haram.

   "En todas las poblaciones del norte de Nigeria, incluso en todo el país, todo el mundo tiene miedo. Las mismas niñas también tienen miedo de ir al colegio, es súper peligroso", explica Okoye en una entrevista con Europa Press, en el marco de su visita a España para recoger el Premio Harambee 2018 a la promoción e igualdad de la mujer africana.

   Okoye explica que en Nigeria están presionando al Gobierno para que incremente la seguridad porque la magnitud del problema "es muy grande". En este sentido, ha indicado que están poniendo policías en las escuelas, aunque Okoye insiste en que si se hubiesen puesto todos los medios, no se hubiera vuelto a producir un secuestro como el de hace cuatro años.

   Además, reconoce que la mujer es "más vulnerable" frente a estos ataques del grupo terrorista y, por ello, toda la población teme que pueda volver a suceder otra vez y pide al Gobierno "que haga algo". "Ir al colegio ahora en el norte de Nigeria es súper peligroso, incluso en la ciudad, la gente no quiere que sus hijas vayan solas", añade.

   El pasado 21 de febrero, más de un centenar de estudiantes nigerianas desaparecieron después de un ataque del grupo terrorista islamista Boko Haram en una aldea del estado de Yobe, en el noreste del país.

   La desaparición de las escolares constituye uno de los mayores incidentes de este tipo desde que Boko Haram secuestró a más de 270 niñas en la ciudad de Chibok en 2014. Ese caso atrajo la atención mundial sobre las actividades del grupo terrorista en la zona, que se suceden desde hace nueve años y que, según Naciones Unidas, han provocado una de las peores crisis humanitarias del mundo.