Publicado 06/10/2020 18:11CET

El Gobierno insta a la abolición de la pena de muerte, "prioridad" en su política exterior en materia de DDHH

La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, comparece en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en Moncloa, en Madrid (España), a 6 de octubre de 2020.
La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, comparece en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en Moncloa, en Madrid (España), a 6 de octubre de 2020. - EUROPA PRESS/E. Parra. POOL - Europa Press

   MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno ha reiterado su oposición a la pena de muerte y ha señalado que su abolición es "una prioridad" de la política exterior de España en materia de Derechos Humanos. Así lo ha manifestado este martes el Ejecutivo en una declaración difundida con motivo del Día Mundial de la Pena de Muerte, que se celebra desde el año 2003 el 10 de octubre; y, desde 2007, también el Día Europeo contra la Pena de Muerte.

   Además, ha recordado que este año se cumplen diez años de la creación en Madrid de la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte, que en junio de 2016 trasladó su sede a la capital.

   "Nuestro país ha desarrollado un papel destacado y conocido por otros Estados en la defensa de la abolición de la pena de muerte en foros internacionales (Unión Europea, Consejo de Europa, Naciones Unidas y OSCE)", ha subrayado el Ejecutivo.

   En la declaración se hace referencia a los eventos más destacados del año en curso y a la reinstauración de la pena de muerte, "una peligrosa tendencia que desde hace pocos años se traduce en proyectos de ley en diferentes Estados y en anuncios en campañas electorales".

    Durante los diez años de la creación en Madrid de la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte, el Gobierno ha destacado que la labor de sus 22 comisarios independientes "ha sido complementaria de la política exterior de los Gobiernos españoles contra la pena de muerte y de las múltiples iniciativas multilaterales en las que España ha participado, especialmente en la Unión Europea y en las Naciones Unidas". "España se felicita asimismo del importante papel que la sociedad civil juega en la política de la abolición", apunta el documento.

   El Ejecutivo ha incidido en que la política exterior de España "continuará marcándose como uno de sus objetivos principales la abolición" y ha asegurado que planteará esta cuestión en sus contactos bilaterales con los Estados retencionistas, especialmente con los 20 que aún aplican la pena de muerte.

   El Gobierno les ofrecerá además su ayuda para explorar vías que reduzcan las ejecuciones, con vistas a una abolición total; e intentará además que en los países abolicionistas en los que hay proyectos de ley que persiguen la reinstauración de la pena de muerte ésta no se lleve a cabo, con pleno respeto a su soberanía.

   "Estos objetivos continuarán siendo prioritarios en su política multilateral, especialmente a través de su colaboración con la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte", concluye la declaración.