Publicado 14/02/2022 17:15

CESIDA advierte de que la tercería locativa en la Ley 'solo sí es sí' criminaliza a quien ejerce la prostitución

Archivo - Club de carretera, prostitución
Archivo - Club de carretera, prostitución - EUROPA PRESS - Archivo


MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Coordinadora estatal de VIH y sida (CESIDA) ha manifestado este lunes su preocupación por la inclusión de la tercería locativa, la medida que penaliza a quien se lucre con la cesión de inmuebles o locales para el ejercicio de la prostitución, en la ley de garantía de la libertad sexual o Ley de 'solo sí es sí', al considerar que esta medida podría suponer la criminalización de quienes ejercen la prostitución.

La entidad que, según ha explicado, condena "sin paliativos" la explotación sexual y la trata y "apoya cualquier medida que combata" ambas, dice, sin embargo, no entender la recuperación de esta normativa que se retiró durante la reforma del Código Penal de 1995 realizada por el Gobierno socialista.

A su juicio, esta medida "no solo va en contra del espíritu de la norma" sino que contribuye a "reforzar el estigma de la prostitución y a dificultar la distinción entre prostitución voluntaria y prostitución forzada".

Además, cree que el hecho de incluirla en esta ley orgánica invisibiliza la realidad de la prostitución masculina que, pese no estar asociada a la trata, se podría ver afectada por la reforma.

"Desde CESIDA consideramos que normativas como la tercería locativa, pese a que su objetivo es el de perseguir a los proxenetas, afectará a aquellas personas --mujeres CIS, trans y hombres CIS gais y bisexuales-- que, de forma independiente, ejercen la prostitución, fomentando el uso de espacios públicos para el ejercicio de esta actividad y aumentando la vulnerabilidad frente a agresiones e infecciones de transmisión sexual", ha explicado al entidad en un comunicado recogido por Europa Press.

Según ha explicado, "la evidencia científica muestra que en países que criminalizan la actividad sexual se produce un incremento de la vulnerabilidad al VIH" de las personas que ejercen la prostitución y esto deriva en un ejercicio de esta práctica "en entornos no regulados e inseguros" lo que, según han advertido, supone un "aumento de la inseguridad económica y habitacional" de estas personas y, como consecuencia, "se compromete el uso consistente del preservativo".

Del mismo modo CESIDA destaca que, puesto que las personas que ejercen la prostitución viven, en muchas ocasiones, en el mismo lugar en que trabajan, la penalización de la tercería locativa, puede constituirse como una barrera de acceso a la vivienda".

"Otras consecuencias de dicha penalización son el aumento de presencia policial en estos espacios, con las consiguientes consecuencias para las personas migrantes en situación irregular", ha concluido.

Más información