Actualizado 21/06/2012 16:58 CET

Un colector municipal en Toledo provocó la muerte de peces en el Tajo y no su caudal, según Confederación Hidrográfica

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Conferencia Hidrográfica del Tajo, Miguel Antolín, ha confirmado que las muertes de peces en el río Tajo se han producido por una fuga del colector municipal de la ciudad de Toledo y no por su caudal. "Tras las indagaciones todo parece indicar que la mortandad de peces que ha tenido lugar estos días en el río Tajo en el entorno de Toledo ha sido ocasionada por una fuga accidental del colector municipal de la ciudad, que ha vertido en el arroyo del Aserradero, justo en el azud de Safont", ha afirmado.

En este sentido, ha explicado que "no cabe achacar la aparición de peces muertos al estado del río Tajo", en contestación a las afirmaciones realizadas por dirigentes del partido socialista de Castilla-La Mancha en las que aseguraban que la culpa de la muerte de los peces se ha debido a el hecho de que "el caudal del río Tajo esté por debajo de lo exigido por el plan de cuenca".

"Todo apunta a que las pruebas son contundentes y claras y que se producido una anoxía por aportación inusual de carga orgánica producida por la rotura del colector", ha señalado.

Asimismo, Antolín ha explicado que la fuga "ha sido agravada por coincidir en el tiempo con un episodio tormentoso registrado el pasado lunes, que ha hecho que dicho colector, ya en mal estado, con abundantes fugas, no fuera capaz de evacuar todo el caudal generado por la tormenta, dado que conduce simultáneamente aguas residuales y pluviales". También ha afirmado que "el titular de este colector, el Ayuntamiento de Toledo, ha sido sancionado en ocasiones anteriores por el mal estado del mismo".

No obstante, el presidente de la CHT ha subrayado que "se están realizando análisis, que estarán disponibles en siete días, para determinar con exactitud el motivo de la aparición de los peces muertos".

Por último, ha indicado que "la población puede estar tranquila aunque ha recordado que estas aguas no son aptas para el baño" y que una vez analizadas las muestras, "la CHT decidirá si inicia, en virtud de sus competencias, un expediente sancionador".

EL AYUNTAMIENTO CULPA A LA CHT

Por su parte, los concejales de Gestión de los Servicios y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Toledo, Gabriel González, y de Urbanismo, Javier Nicolás, han negado que haya una fuga en el colector municipal de la ciudad y han asegurado que el vertido del arroyo del Aserradero "no justifica por sí solo" la muerte de peces.

Según ha explicado González, el laboratorio municipal ha realizado un análisis los días 18 y 19 de junio en cuatro zonas de la ciudad --aguas arriba y aguas abajo--, basándose en 11 parámetros indicadores, de los cuales el indicador de los nitritos es el que "cantaría más si se hubiera producido un vertido, siendo por ello una prueba evidente de la culpabilidad" del colector municipal.

En este sentido, el edil de Medio Ambiente ha explicado que en las cuatro muestras --obtenidas en las zonas del Puente de Azarquiel, Safont, Higares y Montecillo Central-- los niveles de este indicador "son muy parecidos" y que, incluso, el nivel de nitritos de Azarquiel, que es la zona más cercana al vertido del Aserradero, es menor que en algunas de las otras zonas analizadas.

Por ello, desde el Ayuntamiento consideran que estos análisis "prueban" que el vertido del Aserradero no es la única causa de la muerte de los peces, sino solo "una cortina de humo" por parte de la CHT "sobre un problema histórico que tiene la ciudad de Toledo y que algunos son incapaces de ver".