Actualizado 28/06/2007 16:21 CET

La Comunidad de Madrid acuerda el cierre cautelar de una residencia de ancianos por presunto trato vejatorio

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid acordó hoy el cierre cautelar de la residencia de ancianos Juan XXIII, de titularidad privada y ubicada en Alcobendas, para evitar que los internos sigan expuestos al presunto trato vejatorio que venían recibiendo y que salió a la luz a principios de esta semana gracias a la emisión de un vídeo grabado con cámara oculta por una cadena de televisión.

En rueda de prensa, el vicepresidente primero y portavoz autonómico, Ignacio González, explicó que la Consejería de Familia y Asuntos Sociales facilitará a los mayores y a sus familiares el traslado a otras plazas residenciales y avanzó que, si se verifican las irregularidades, el centro será clausurado de forma definitiva y se aplicará a sus propietarios "las sanciones máximas que permita le ley".

González recordó que la Inspección de Servicios Sociales visitó la residencia el mismo día de la emisión del programa televisivo que reveló el maltrato que reciben los ancianos y se abrió un expediente sancionador al establecimiento que aún está en curso, si bien ya "hay una serie de infracciones administrativas que se han podido verificar" en el funcionamiento del centro.

"Es evidente que ahí se han podido producir una serie de actuaciones que han sido denunciadas públicamente", dijo el portavoz regional, insistiendo en que "en general" la región tiene "unas residencias bastante dignas donde la tónica general es un tratamiento bueno a las personas mayores".

CASOS "MUY AISLADOS"

Así, admitió que "desgraciadamente siempre puede haber alguien que haga un trato indigno de esta actividad y quiera hacer negocio" de ello, pero recalcó que este tipo de casos son "muy aislados" y que "lo importante es que cuando se produzcan se actúe con la suficiente diligencia" para evitar que las circunstancias se repitan.

Asimismo, defendió la actuación de la Inspección argumentando que "normalmente" las visitas son programadas, por lo que los responsables de los centros bajo sospecha "se cuidan muy mucho" de que todo funcione con normalidad cuando los representantes de la Administración están presentes.

González aseguró desconocer si alguno de los titulares de la residencia Juan XXIII ya fue sancionado antes como responsable de una residencia de mayores en Ciempozuelos, y consideró que, de confirmarse, la sanción será eficaz.

"Nosotros no podemos llegar más allá en la sanción que las determinaciones que establece la ley, pero es suficientemente significativo y relevante que la sanción, en su caso, sea conocida públicamente y se sepa que haya personas que a la hora de realizar este tipo de actividades privadas no son merecedores de la confianza que hay que tener", concluyó el vicepresidente primero de la Comunidad de Madrid.