3 de junio de 2020
 
Publicado 19/05/2020 18:37:22 +02:00CET

La Comunidad de Sant' Egidio denuncia un "descarte" de los ancianos durante la pandemia

Dos residentes de la Residencia Caser Residencial Alto del Prado, saludan por la ventana durante el homenaje celebrado en memoria de un sanitario fallecido, a 24 de abril de 2020.
Dos residentes de la Residencia Caser Residencial Alto del Prado, saludan por la ventana durante el homenaje celebrado en memoria de un sanitario fallecido, a 24 de abril de 2020. - Iñaki Berasaluce - Europa Press

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Sant' Egidio ha denunciado que ha existido un "descarte" de los ancianos durante la pandemia del coronavirus Covid-19 mediante un modelo que "fomenta una sanidad selectiva" a favor de los más jóvenes y los más sanos.

"Nos preocupan las tristes historias de mortandades de ancianos en residencias. Se está abriendo paso la idea de que se pueden sacrificar sus vidas en beneficio de otras. El papa Francisco lo define como 'cultura del descarte': privar a los ancianos del derecho a ser considerados personas relegándolos a ser solo un número y, en algunos casos, ni siquiera eso", advierten desde la Comunidad en un comunicado.

En este sentido, precisan que en muchos países, ante la necesidad de atención sanitaria, está surgiendo "un modelo peligroso que fomenta una 'sanidad selectiva' que considera residual la vida de los ancianos". Así, indican que "su mayor vulnerabilidad, su avanzada edad y el hecho de que pueden ser portadores de otras patologías justificarían una forma de 'elección' a favor de los más jóvenes y de los más sanos".

A su juicio, resignarse a una solución de este tipo es "humana y jurídicamente inaceptable" tanto desde "una visión religiosa de la vida" como también "según la lógica de los derechos humanos y de la deontología médica".

"No se puede avalar ningún 'estado de necesidad' que legitime o dé cobertura al incumplimiento de dichos principios. La tesis de que una menor esperanza de vida comporta una reducción legal del valor de dicha vida es, desde un punto de vista jurídico, una barbaridad. Que eso se produzca a través de una imposición (del Estado o de las autoridades sanitarias) ajena a la voluntad de la persona representa un intolerable atropello añadido de los derechos de la persona", subrayan desde Sant' Egidio.

También subrayan la aportación de los ancianos y reivindican la solidaridad entre generaciones. "No podemos dejar morir a la generación que luchó contra las dictaduras, que trabajó por la reconstrucción después de la guerra y que edificó Europa", añaden.

Por ello, piden que se reafirmen con fuerza los principios de igualdad de tratamiento y de derecho universal a la asistencia y que se "dediquen todos los recursos que sean necesarios para proteger el mayor número de vidas posible y para humanizar el acceso a la atención sanitaria para todos".

"Que el valor de la vida sea siempre igual para todos. Quien rebaja el valor de la vida frágil y débil de los más ancianos, se prepara para quitarle el valor a todas las vidas", enfatizan.

Contador

Para leer más