Actualizado 11/03/2009 08:59 CET

Obama condena la expulsión de varias ONG de Darfur y advierte de un empeoramiento de la situación humanitaria

WASHINGTON, 11 Mar. (Reuters/EP) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó la expulsión de varias ONG de la región sudanesa de Darfur y advirtió de que la situación humanitaria en la zona podría empeorar si se mantiene esta orden del Gobierno de Omar Hassan al Bashir, a quien el Tribunal Penal Internacional (TPI) ha imputado por crímenes de guerra y contra el que pesa una orden de arresto.

Jartum decidió expulsar a 13 ONG tras la decisión del TPI y ha dejado en situación de riesgo a los 4,7 millones de personas que dependen en Darfur de la ayuda humanitaria. "Tenemos una crisis potencial de dimensiones superiores a las ya vistas", advirtió Obama, en sus primeras declaraciones relativas a la expulsión y que llegaron después de mantener un encuentro en la Casa Blanca con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon.

Ambos líderes acordaron la necesidad de que la comunidad internacional haga frente común para condenar la medida de Jartum, ya que, como resaltó Obama, "no es aceptable arriesgar la vida de tantas personas".

De momento, la salida de los cooperantes había paralizado hasta ayer en Darfur la mitad de los programas de Naciones Unidas, que se ve incapaz de suplir las labores de las ONG. La ONU calcula que al menos 300.000 personas han muerto desde que estallase el conflicto en la región sudanesa en 2003.

CRISIS ALIMENTARIA

Aunque Darfur centró gran parte de la reunión entre Obama y Ban, también hubo hueco para la crisis financiera internacional, la guerra en Afganistán o el cambio climático, entre otros asuntos.

Así, el dirigente norteamericano alertó de que la crisis alimentaria podría verse perjudicada por un hipotético empeoramiento de la situación económica, al tiempo que Ban solicitó que los países cumplan con sus compromisos adquiridos. "Naciones Unidas está preparada para trabajar con usted, señor presidente", aseveró Ban.

El secretario general de la ONU recordó que los países industrializados prometieron objetivos de desarrollo antes del vuelco económico y deben mantenerlos. Ban insistirá en este sentido en la próxima cumbre del G-20 en Londres.