Actualizado 19/10/2009 16:40 CET

La acusada de matar a su bebé y esconderlo en un cajón admite que pudo haberle salvado

BARCELONA, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

La mujer que dio a luz a un bebé y lo escondió muerto en un cajón admitió hoy que pudo haber hecho algo por salvarle la vida, aunque recalcó que en ningún momento ni le golpeó ni le hizo daño y que no sabía que era indispensable anudar el cordón umbilical.

Durante el juicio con jurado que tuvo lugar hoy en la Audiencia de Barcelona, Marilina C. explicó que a pesar de haber manifestado a su familia que había abortado, el día del parto quería tener al bebé, pero no pidió ayuda porque creía que podía tenerlo sola.

En su escrito de acusación, la Fiscalía pide 20 años de cárcel para la acusada por un delito de asesinato con alevosía y agravante de parentesco.

El 23 de marzo de 2008 la mujer dio a luz sola en la habitación de su piso, donde se encerró sin atender la llamada de sus familiares y escondió al bebé en un cajón después de que muriera desangrado, según el escrito de la fiscal.

La mujer indicó a su familia unas semanas antes que ya había abortado y por eso, al encontrarla, creyeron que era una hemorragia por la intervención, según la cuñada que testificó hoy en el juicio.

Marilina C. mintió a los médicos del Hospital Valld'Hebron, que la atendieron ese día diciéndoles que tuvo un aborto en un camino de Tiana (Barcelona) y que había enterrado allí el bebé, por lo que se montó un dispositivo de búsqueda hasta que finalmente ella confesó que el bebé estaba en su armario.