31 de marzo de 2020
 
Actualizado 09/01/2015 14:08:23 CET

TS rechaza admitir una denuncia contra Fernández Díaz por la actuación de los agentes en un salto a la valla de Melilla

MADRID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha rechazado admitir a trámite una denuncia presentada contra el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, como autoridad responsable de la Guardia Civil, por la actuación de los agentes que custodiaban la valla de Melilla durante un intento de salto protagonizado por más de 300 emigrantes en octubre del pasado año.

Cinco guardias civiles y cinco emigrantes resultaron heridos durante el salto, que la Delegación del Gobierno describió como uno de los más tensos en la zona fronteriza. Grupos de subsaharianos que se aproximaron a la zona desde el monte Gurugú consiguieron superar a las fuerzas marroquíes y llegar hasta la valla sirviéndose de "una violencia inusitada, provistos de piedras, palos, cuchillos, ganchos, cuerdas y otros objetos contundentes".

Un total de 140 emigrantes acabaron encaramados a la valla varias horas y mostraron "abierta actitud de violencia y hostilidad contra los agentes de la Guardia Civil, a los que lanzan parte de las ropas que vestían tras rociarlas previamente con gasolina y prenderlas fuego".

"Los forcejeos con los guardias han adquirido una violencia extrema", indicó también la Delegación de Gobierno.

El denunciante acusaba a los agentes y al ministro de delitos de coacciones, un delito contra los derechos individuales, cívicos, prevaricación y omisión del deber de socorro. Aseguraba que los guardia civiles golpearon a varios de los subsaharianos encaramados a la valla y devolvieron a muchos a Marruecos a pesar de que se encontraban heridos y sin proporcionarles asistencia médica.

El auto del alto tribunal indica que no existe "ni siquiera un mínimo e inicial nivel indiciario para atisbar algún tipo de responsabilidad penal" por parte del ministro. Indica al denunciante que, si lo estima conveniente, se dirija a los juzgados competentes en relación con la actuación de los agentes, sobre la cual no se puede pronunciar.