Actualizado 07/01/2009 17:27 CET

La aviación israelí bombardea varias instalaciones médicas de una ONG palestina en la ciudad de Gaza

JERUSALÉN, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

La aviación israelí bombardeó ayer las oficinas centrales de la ONG palestina Unión de Comités de Atención Médica (UHCC, por sus siglas en inglés) en la ciudad de Gaza, en las que se incluye un centro médico especializado, además de tres de sus clínicas móviles y una ambulancia, según informó hoy la propia organización en un comunicado.

UHCC afirmó que las clínicas móviles bombardeadas consistían en unos camiones equipados con material médico que fueron donados hace unos meses por una ONG española, según dice el comunicado, recogido por el Centro de Información Palestino (CIP). El director de UHCC denunció que los ataques israelíes contra instalaciones médicas pretenden destruir las infraestructuras de la Franja de Gaza.

Por su parte, el ministro del Interior del Gobierno 'de facto' de Hamás en Gaza, Said Siyam, pidió a la Cruz Roja y a las organizaciones internacionales que defienden los Derechos Humanos que asuman su responsabilidad de proteger los edificios y al personal médico. Siyam señaló que Israel ha bombardeado la mayoría de los edificios de defensa civil de la Franja y varios camiones de bomberos y ambulancias.

Además, el Ministerio de Sanidad de Gaza solicitó a las autoridades egipcias que faciliten la entrada de médicos voluntarios en la Franja, además de la ayuda humanitaria que envían los países árabes. Varios médicos extranjeros voluntarios criticaron a las autoridades egipcias por haber impedido el acceso a Gaza en los últimos días a las numerosas personas que se han ofrecido a viajar a la zona para ayudar en la atención a los heridos, según el Centro de Información Palestino.

Por otro lado, el hospital de Shifa, el más grande de la Franja, hizo un llamamiento internacional para conseguir frigoríficos para su morgue, ya que todos los que tiene están saturados por el gran número de muertos que se han producido desde que comenzó la operación militar israelí hace doce días.

El doctor Husein Ashur explicó que la saturación se debe a que muchos familiares no pueden enterrar los restos de sus seres queridos fallecidos a causa de los continuos ataques y que los cadáveres están en las salas donde se encuentran los frigoríficos pero fuera de ellos, por lo que advirtió de que podrían empezar a descomponerse.