Actualizado 19/11/2007 20:18 CET

El balance de muertos por el paso del ciclón 'Sidr' supera los 3.100 y se prevé que siga aumentando

Las ONG piden agua potable, alimentos secos y cobijo para socorrer a los supervivientes del ciclón

DACCA, 19 Nov. (EP/AP) -

Más de 3.100 personas han muerto ya en Bangladesh como consecuencia del paso por este país del ciclón 'Sidr' la semana pasada, según el último balance oficial. Tanto el Gobierno, a través del Ejército, como las organizaciones humanitarias encabezadas por la ONU, trabajan activamente para tratar de hacer llegar a los millones de afectados bienes de primera necesidad y alimentos y acceder a las zonas que todavía permanecen incomunicadas, donde podría haber cientos de fallecidos más.

El último comunicado gubernamental apunta a la cifra 3.113 muertos confirmados a causa del impacto, el pasado jueves, del ciclón 'Sidr', fruto de los informes llegados a Dacca desde regiones a las que hasta ahora no se había tenido acceso, según informó el teniente coronel Main Ullah Chowdhury, portavoz de la oficina de coordinación militar para rescate y reparto de ayuda.

Los medios de comunicación locales hablan ya de la posibilidad de que sean 4.000 los muertos, pero la Media Luna Roja estimó que esta cifra alcanzaría un número mucho mayor, de unos 10.000 fallecidos. Esta cifra está respaldada por la información proporcionada por los miles de trabajadores de la Media Luna Roja desplegados en la zona más afectada, explicó el presidente de la asociación en Bangladesh, Mohamed Abdul Rob.

Mientras tanto, los helicópteros siguen distribuyendo las raciones de galletas proporcionadas por el Programa Mundial de Alimentos (PAM), según informó el portavoz del PAM en Dacca, Emamul Haque. El PAM, agencia de la ONU, es el encargado de coordinar toda la ayuda humanitaria que llega a Bangladesh.

Las organizaciones de ayuda internacional prometieron paquetes de ayuda por valor de 17 millones de euros durante una reunión con las autoridades de Bangladesh, confirmó Haque.

AGUA, ALIMENTOS Y COBIJO

Dos de las ONG que operan en Bangladesh, Oxfam y Acción Contra el Hambre, pidieron hoy el envío urgente de ayuda, principalmente de alimentos, agua potable y cobijo, ya que podría haber hasta 700.000 afectados que dependerán a medio plazo de la ayuda humanitaria.

La responsable de Oxfam en Bangladesh, Heather Blackwell, llamó la atención en declaraciones a Europa Press sobre el hecho de que en tan solo un día, de ayer a hoy, se ha duplicado la cifra oficial de muertos, de 1.500 a más de 3.000. Blackwell dijo que ahora la ayuda más necesaria para los supervivientes es el suministro de agua potable, comida y cobijo.

Las enormes pérdidas y los daños en las cosechas, que se estiman entre el 50 y el 95 por ciento en las zonas costeras, tendrán efectos devastadores sobre el país a corto y a largo plazo, según Oxfam. Bangladesh ya había perdido las cosechas de las regiones del norte y el centro del país después de las graves inundaciones sufridas en julio.

Desde las inundaciones de agosto también tiene presencia en el país la ONG Acción Contra el Hambre Francia, que estima que cerca de 700.000 personas se verán afectadas por el desastre, pescadores y agricultores pobres cuyas viviendas de adobe, paja y bambú han quedado en su mayoría destruidas.

La distribución de la ayuda humanitaria sigue siendo uno de los principales inconvenientes, ya que el ciclón destruyó o dejó impracticables las carreteras del sur del país.

El jefe de misión de Acción contra el Hambre en Bangladesh, Samir Maleh, destacó los problemas logísticos a los que deben hacer frente. "Nuestro principal problema en estos momentos está en los problemas de comunicación, los cortes de electricidad y la imposibilidad de comunicarse por teléfono, ni siquiera a través del satélite. Estamos muy preocupados porque tememos que los daños son mayores de lo que se está informando actualmente" indicó.

La ONG Ayuda en Acción (ActionAid) también se encuentra presente en la zona y ha distribuido una ayuda inicial de dos toneladas de arroz, media tonelada de melaza, 10.000 paquetes de tabletas potabilizadoras de agua y otros útiles de emergencia. Dos equipos de esta ONG realizan ya una valoración de los daños producidos.

Blackwell, la responsable de Oxfam, destacó también los importantes daños que ha provocado el ciclón en las carreteras del país. Oxfam está utilizando motoras para llegar por agua a algunas de las zonas afectadas. "El acceso a las áreas afectadas está siendo muy difícil. Un viaje en coche en el que normalmente se tardan cinco horas le ha llevado al equipo de Oxfam Internacional un día y medio a causa de los daños en las carreteras y los escombros acumulados", añadió.

Oxfam llamó la atención del efecto directo que tienen las emisiones de dióxido de carbono sobre el incremento de este tipo de desastres naturales. "Los científicos han predicho que fenómenos climáticos extremos como este ciclón serán más habituales debido al calentamiento global. La población más pobre del mundo, como los habitantes de Bangladesh, serán los que más lo sufran. Es esencial que los países ricos adopten medidas para reducir sus emisiones de carbono y que proporcionen dinero para ayudar a los países pobres a hacer frente a los efectos del cambio climático", indicó Blackwell.

AYUDA INTERNACIONAL

La respuesta internacional en ayuda se moviliza paulatinamente y suman ya unos 17 millones de euros en ayudas. La UE, por ejemplo, anunció hoy el desbloqueo de cinco millones de euros más para agua, alimentos, refugios, jabón, utensilios de cocina o garrafas. Esta cifra se suma a los 1,5 millones de euros ya asignados por la UE en una partida de emergencia.

El comisario responsable de Ayuda Humanitaria, Louis Michel, destacó que los expertos del Ejecutivo comunitario desplazados a la zona le han informado de una "devastación total en algunas localidades" y de "gente que se ha quedado sin nada y están viviendo entre los escombros" ya que los hogares de alrededor de 280.000 personas han quedado arrasados por el ciclón.

Reino Unido, envía 3,7 millones de euros, Estados Unidos 1,5 millones, España 750.000 euros, Francia 730.000 y Alemania 500.000 euros. Japón ha comprometido ya 217.000 dólares y la Conferencia Episcopal Italiana, 1,9 millones de euros.

La ONU también ha anunciado a través de su secretario general, Ban Ki Moon, que el Fondo Central para Emergencias de la organización (CERF por sus siglas en inglés) destinará varios millones de dólares para paliar el desastre.