Actualizado 27/06/2007 18:19 CET

La CAM cree que las declaraciones de la madre de Sandra Palo han de servir para trabajar en una nueva Ley del Menor

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Justicia y Administraciones Públicas de la Comunidad de Madrid (CAM), Alfredo Prada, declaró hoy que las palabras "desgarradoras" de la madre de Sandra Palo y la salida del Centro de Menores Renasco de 'El Rafita', uno de los asesinos de su hija, deben servir para "remover conciencias" y comenzar a trabajar en una nueva Ley del Menor.

"'El Rafita' ha cumplido íntegramente la máxima condena posible que tienen establecida la ley, día a día y sin ningún beneficio penitenciario. Eso es indiscutible", declaró el consejero de Justicia.

Según Prada, el caso de Sandra Palo ha demostrado que no se puede permitir que a los jóvenes responsables de delitos graves, como asesinato o terrorismo, se les recluya como a 'El Rafita' cuatro años. "Hay que cambiar la ley para que cuando cumplan 18 años, y no tengan nada que hacer en nuestros centros, vayan a otros con otro perfil y otra finalidad".

Asimismo, el consejero de Justicia agregó que estos chicos "que cometen delitos gravísimos deberían tener una tipificación y una pena superior a la que tienen en la actualidad". "No tiene ningún sentido que estos jóvenes al cumplir 18 años no estén en un centro penitenciario ordinario y continúen en estos centros", indicó.

Por otro lado, Prada subrayó que desde el año pasado se han reinsertado en la sociedad un 83 por ciento de los jóvenes que habían cometido algún delito o falta y que al cumplir su condena salieron de los centros de menores de la Comunidad de Madrid. Esto supone que nueve de cada diez jóvenes infractores no han reincidido, según una encuesta sobre más de 3.300 casos analizados uno a uno.

Según Prada, la Ley del Menor es una ley nueva, en la que se ha trabajado durante muchos años para conseguir el buen funcionamiento de la sociedad. "Con esta ley se ha buscado la reinserción y rehabilitación de los menores cuando comenten una infracción, un delito o una falta", añadió.

Pero insiste que para los casos en los que se han cometido asesinatos, violación o terrorismo, como es el caso de Sandra Palo, se modifique la ley. "Así, donde hemos puesto cuatro años poner una pena superior, y los que tienen una condena de ocho años, como las otras dos personas que se encuentran también en los centros de la Comunidad de Madrid vinculados al mismo caso, se les ponga una condena mayor, porque dentro de nada estaremos otra vez protestando por el mismo tema", concluyó.